Celebra en grande sus 50 años en Costa Rica

La cadena de pollo frito mantiene fuertes planes de inversión y crecimiento a nivel nacional.

Por: Arturo Pardo

La receta secreta del Coronel Sanders se ha mantenido viva en el paladar de varias generaciones costarricenses. Este 2020 se cumplen 50 años desde que llegó al país, cuando abrió sus puertas en Paseo Colón. A modo de celebración, vienen importantes planes de consolidación como el restaurante de pollo frito predilecto para los ticos, así como de un incesante crecimiento a nivel nacional.

A inicio de año abrió un local en Limón, su restaurante número 45, mientras que, para los próximos meses, se espera la apertura de nuevas tiendas en Sabana, San José Centro y Alajuela, esto significará al menos 100 empleos nuevos en plazas gerenciales, cajeros, cocineros y otros puestos, sumado a esto se remodelarán los restaurantes de Palace, Heredia, Cartago, City Mall y Multicentro en Desamparados, entre aperturas y remodelaciones el monto de inversión ascenderá a un aproximado de $6.5 millones.

El primer KFC que abrió sus puertas en Costa Rica hace 50 años se ubicó en Paseo Colón, en la propiedad que todavía ocupa el restaurante.

El vínculo entre KFC y Costa Rica se ha mantenido fuerte de forma ininterrumpida. De hecho, nuestro país fue el segundo en el que la cadena abrió restaurantes fuera de Estados Unidos y, desde su llegada en 1970, su presencia a nivel local se ha mantenido sólida. Desde hace cinco años la empresa fue adquirida por Intelectiva Costa Rica S.A; desde entonces, se han fijado una meta de crecimiento continuo que incluye la apertura anual de, al menos, cuatro locales nuevos y la modernización de otros cuatro más.

“Cuando llegamos hace cinco años empezamos a construir los nuevos restaurantes con el modelo que nos trajeron desde EE.UU. Son instalaciones modernas, juveniles y frescas. Es un modelo adaptado a un público joven. Nos enorgullecemos que, si vas a las tiendas, siempre las vas a ver impecables, con excelente mantenimiento. Somos meticulosos y siempre nos enfocamos en la gente”,
asegura Roberto González Alcalá, presidente de la empresa.

A finales de enero, la celebración a nivel interno incluyó una fiesta para sus más de 1.000 empleados, y se enfocó en fortalecer la cultura organizacional y la motivación de sus colaboradores. “Es una actividad muy importante para nosotros, porque así agradecemos y reconocemos a nuestros empleados por su trabajo. Además, fomentamos el buen ambiente laboral dentro de la compañía”, comenta González.

Roberto González Alcalá es el presidente de Intelectiva Costa Rica S.A., empresa propietaria de KFC.

Aportes ambientales y comunales

Dentro de la visión de la empresa también está viva la necesidad de generar una menor huella ambiental, para lo cual han tomado medidas para eliminar todo el estereofón en el 2020. Además, ahora entregan únicamente pajillas compostables a los clientes que las soliciten. Esta es una acción que hace que la operación en el país vaya adelantada a la corporación. “Sabemos que el consumidor valora y comparte esta filosofía”, asegura Roberto González Alcalá, gerente general de KFC Costa Rica.

Como otro de los pilares que mantiene fuerte la empresa está la participación de los colaboradores en actividades de proyección a las comunidades. El año pasado organizaron 40 visitas a comedores infantiles en los que sirvieron cerca de 1.500 almuerzos.

Sumado a esto, KFC cuenta cuenta con el programa Harvest, que ha trabajado de manera mancomunada con la ONG Lloverá Comida. Su aporte ha incluido la donación de cerca de 18.000 kilos de pollo a un total de 31 albergues, para alimentar a una población de más de 60.000 personas en proceso de reinserción social.

Con la continuación de estos aportes a las comunidades, las promociones, el crecimiento y la renovación, la operación busca extender y preservar su presencia en el país por mucho tiempo más.

Entre las promociones de 50 aniversario, KFC lanzó un bucket conmemorativo que incluye 10 piezas de pollo, seis alitas y un popcorn grande por ¢11.500