El whisky es de las llamadas bebidas espirituosas, que aparte de su fuerte sabor y aroma, se caracteriza por capturar dentro de su receta un fragmento de historia, por su largo proceso de añejamiento, lo que le agrega un tono más especial a cada sorbo.

De acuerdo con Arturo Savage, embajador de las marcas reserve para Diageo y el gurú mundial del whisky, los licores destilados le dieron un giro al concepto de lujo.

“Antes se relacionaba lo lujoso con la forma, hoy se relaciona con el fondo; es decir, con la historia que hay detrás de cada licor, su preparación y proceso de envejecimiento”, explica Arturo Savage.

¿Es usted un amante del whisky?, ¿Qué tanto conoce acerca de esta milenaria bebida? Aquí le contamos todo lo que debe saber sobre la llamada ‘agua de vida’.

1.¿Cómo se realiza el whisky?

Este licor se obtiene de la destilación de cereales como el trigo, la cebada, la malta, el centeno o el maíz y se envejece o añeja en barricas, tradicionalmente hechas de madera.

Por lo general, esta bebida tiene de un 40% a un 60% de alcohol.

Para las opciones de mejor calidad se utiliza agua de manantial que aporta pureza a la bebida.

2.Origen incierto, diferentes pronunciaciones y el ‘agua de vida’

Aunque no existe suficiente registro para saber cual es el origen del whisky, sí está determinado que las prácticas de destilación se originaron en Irlanda y Escocia.

Un dato curioso es que la mayoría de escoceses normalmente pronuncia este licor como whisky, que denota al Scotch; mientras que los irlandeses y los estadounidenses le agregan una ‘e’: whiskey.

Esta diferencia se debe a la traducción de la palabra del gaélico escocés (uisge beatha) y del gaélico irlandés (uisce beathadh), que significa en ambos casos “agua de vida”, pues se usaba para que los enfermos pudieran remediar malestares o para enfrentar el duro invierno.

3.Tipos de whisky

Esta bebida recibe un nombre diferente, según la región de donde proviene y la forma en la que es destilado. Por ejemplo:

Scotch:

Viene de Escocia. Se destila de dos a tres veces y se prepara conforme a los estándares de la Orden del Whisky Escocés. Esta bebida se deja envejecer en barricas de roble.

Whiskey canadiense

Es de maíz y centeno y se deja envejecer por lo menos dos años después de ser embotellado.

WHISKEY IRLANDÉS

Su mezcla incluye cebada malteada y maíz. Se somete a tres destilaciones y en los hornos solo se utiliza carbón.

Bourbon

Es originario de Estados Unidos y se prepara a base de maíz. Esta bebida tiene que ser destilada y envejecida en Kentucky para que se le pueda denominar bourbon.

Tennessee

Se produce únicamente en el estado de Tennessee en Estados Unidos. Se filtra en carbón de arce sacarino, lo que da un sabor y aroma diferentes.

Single malt

Se elabora con malta de cebada y en una sola destilería. Debe envejecer en la barrica por lo menos tres años.

4. No hay reglas para consumirlo

Hay dos maneras de disfrutar estas bebidas:

1. Por medio de la apreciación, a través de una catación. Para ello, se recomienda servirlo puro y descubrir su color, sabor y aroma.

2. Disfrutarlo según el gusto personal: agregarle agua, echarle hielo (on the rocks) o hacer un cóctel.

5.¿Cómo se debe cuidar?

“Cuando se habla de destilados, lo importante es tener un anaquel”, dice Savage.

Por ejemplo, un mueble cerrado que no tenga mucha humedad y que no esté expuesto a temperaturas extremas. Afecta mucho más el calor porque puede sufrir un problema de evaporación.

El experto también recomienda guardar el licor en la caja, ya que esto lo protege de la luz.

“Un destilado es una bebida espirituosa y los espíritus son eternos, no van a cambiar. Pero si uno abre una botella y no la cierra bien, puede haber una evaporación, y eso va a afectar el sabor y el aroma. Si algo se evapora, no vuelve”, finaliza Savage