El frenético sueño de esta niña, clásico de la literatura, llega en su tercera temporada y final al Teatro Nacional, de la mano de la experimentada coreógrafa María Amalia Pendones, su Compañía Danzay y un elenco de lujo de más de 100 intérpretes escogidos mediante audiciones abiertas.

La obra es una celebración a la diversidad humana y cultural y nos invita a dejarnos llevar por un universo en que todos podemos ser Alicia

A través de los cuentos, la línea que divide la realidad de la fantasía se vuelve tan sutil que logra mostrarnos un mundo surrealista, maravilloso y sorprendente a la vez. Es así como muchas narraciones nos acompañan por siempre y se convierten en clásicos que inspiran producciones cinematográficas; o bien, son recreadas en las tablas mediante hermosas coreografías y memorables obras de teatro.

Un universo en el que todos pueden ser Alicia y Alicia puede ser cualquiera de nosotros...ese es el mensaje con el que llega el ballet contemporáneo Alicia en el País de las Maravillas. Una puesta que este diciembre cumple su tercera temporada y final, de la mano de la experimentada directora artística y coreógrafa costarricense María Amalia Pendones, en coproducción con el Teatro Nacional y la Compañía Danzay.

Alicia en el País de las Maravillas es la lógica de lo absurdo, el reto a lo racional

“Alicia es una obra que nos permite creer que en el país de las Maravillas todo es posible. Esa cuestión disparatada, de que no todo es normal, es lo que a la gente le atrae, porque a todos nos gusta salirnos de lo convencional y justamente este cuento tiene muchos elementos que generan una sensación de libertad”, dice Pendones, creadora de un ballet que han visto más de 20.000 personas.

El clásico de Alicia es un cuento para dejarse llevar por el sinsentido de las cosas y disfrutar de la espontaneidad. Por eso, la coreografía es una celebración a la diversidad humana y cultural y una invitación a defender la niña y el niño que todos llevamos dentro.

Este es el regalo que el Teatro Nacional quiere obsequiarle a sus espectadores en esta Navidad 2018.

Las aventuras de esta niña de curiosidad inagotable estarán en cartelera del 7 al 16 de diciembre y desde ya se pueden adquirir las entradas en la boletería del teatro. Conozca el precio de las entradas:

Una Alicia sin etiquetas llega al ballet

Al igual que Lewis Carrol creó un universo vertiginoso, en 1865, cuando la obra salió a la luz, María Amalia Pendones hace lo propio, al mostrarnos con la danza una visión de Alicia sin etiquetas, que puede ser cualquiera de nosotros. Esto explica que en este ballet haya tres Alicias muy distintas entre sí físicamente, pero que comparten un mismo sueño frenético.

Para eso, tres artistas dan vida a Alicia durante este ballet en dos actos, en el que se rotan el protagónico. Ellas son las bailarinas Valeria Echandi y Arianne Dietrich, y la actriz Isabel Guzmán, quien recrea los únicos monólogos que se verán en la obra y que son los que la niña tiene en su sueño.

Más de 80 bailarines y destacados actores dan movimiento a una serie de coreografías contemporáneas en las que se mezcla la acrobacia, el hip hop, jazz y swing criollo con elementos circenses.

Una Alicia sin etiquetas llega al ballet

Al igual que Lewis Carrol creó un universo vertiginoso, en 1865, cuando la obra salió a la luz, María Amalia Pendones hace lo propio, al mostrarnos con la danza una visión de Alicia sin etiquetas, que puede ser cualquiera de nosotros. Esto explica que en este ballet haya tres Alicias muy distintas entre sí físicamente, pero que comparten un mismo sueño frenético.

Para eso, tres artistas dan vida a Alicia durante este ballet en dos tiempos, en el que se rotan el protagónico. Ellas son las bailarinas Kristianne Feoli y Arianne Dietrich, y la actriz Isabel Guzmán, quien recrea los únicos monólogos que se verán en la obra y que son los que la niña tiene en su sueño.

Más de 80 bailarines y destacados actores dan movimiento a una serie de coreografías de ballet clásico, danza contemporánea, acrobacia, hip hop, jazz, elementos circences y hasta swing criollo.

Por ser la última temporada, los espectadores fieles a este ballet recibirán una sorpresa.

"Este año agregamos toda una sección en la coreografía del Jardín de la Reina de Corazones. Antes solo había rosas rojas, ahora habrá diferentes flores. Esto para darle un chineo a los espectadores fieles. Es como una introducción de cómo reciben las flores a Alicia cuando entra al jardín, mientras se preguntan quién es ella".
María Amalia Pendones, directora artística y coreógrafa.

Personajes nuevos, flores grandes y vistosas y una nueva obra musical del compositor nacional Fabián Arroyo, mismo creador de las piezas de toda la obra, son parte de lo que se incorporó.

La música y el movimiento se complementan con altos estímulos visuales que transportan a los espectadores por los sueños oníricos de Alicia. Esto es posible gracias a la escenografía y multimedia (video, animación y proyecciones), que permiten recrear momentos tan surrealistas como cuando Alicia toma las sustancias que hacen que cambie de tamaño.

Todo esto hace que la obra sea recomendable para niños, ya que tiene elementos visuales que logran captar su atención.

Así son Alicia y sus personajes principales

Para entender el frenético universo de Alicia en el País de las Maravillas, he aquí un vistazo a sus personajes principales y cómo se desarrollan dentro de este ballet.

Alicia

Es una niña muy curiosa, de gran imaginación, valiente, que busca sobrepasar los obstáculos. En la obra, este personaje se desarrolla mediante actuación, texto y con el lenguaje de ballet clásico y contemporáneo.

El Conejo Blanco

Es elegante, nervioso y rígido en su comportamiento (rayando en la locura). Está muy pendiente del tiempo y de complacer a la Reina de Corazones. Indirectamente es quien lleva a Alicia al País de las Maravillas. En la coreografía, su personaje se desarrolla principalmente con lenguaje de ballet clásico y contemporáneo.

El Sombrerero Loco

Un fabricante de sombreros obsesionado con el tiempo y con la hora del té; mantiene una gran amistad con la liebre de marzo. Su lenguaje de movimiento está influenciado por las artes circenses y el teatro.

La Liebre de Marzo

Compañero de té del Sombrerero, está totalmente loco, es hiperactivo, divertido y audaz. Su lenguaje de movimiento es excesivo e incontrolable.

La Oruga

Aunque es muy misteriosa, es de los personajes que brinda más consejos a Alicia. En escena se desenvuelve mediante la danza acrobática.

La Reina de Corazones

Es bella, muy dominante y déspota. Tiene una personalidad complicada, ya que quien no es de su agrado o le desobedece, le manda a cortar la cabeza. Este personaje lleva el peso técnico y dramático de la obra, con un complicado lenguaje de técnica de ballet clásico.

Gato de Cheshire

Es místico, engañoso y siempre sonriente. Aparece y desaparece a conveniencia propia.

Conozca las fechas de las funciones

Adquiera su entrada

El espectáculo de Alicia en el País de las Maravillas es un canto a la infancia y a la libertad de soñar y volver a ser niños.