En setiembre de este año, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) logró implementar el Expediente Digital Único en Salud (EDUS) en el 100% de los Ebais y hospitales del país.

El objetivo principal de esta herramienta tecnológica es precisamente digitalizar los expedientes médicos para mejorar la calidad, oportunidad y seguridad de la atención de los asegurados, así como optimizar procesos que permitan el máximo aprovechamiento de los recursos en las distintas áreas de salud.

La existencia de esta plataforma y sus múltiples beneficios puede parecer nueva para muchos costarricenses; sin embargo, para llegar a lo que EDUS es hoy, la Caja tuvo que recorrer un camino de varios años y muchos obstáculos.

“La implementación del expediente digital representó superar barreras importantes, como la gestión del cambio en los profesionales en salud y el despliegue de infraestructura electromecánica y tecnológica para dotar de la conectividad necesaria a todos los establecimientos del país”,
indicó Manuel Rodríguez, director del proyecto EDUS.

La inversión para poner en marcha el Expediente Digital Único en Salud superó los $30 millones, ya que cuando se inició el desarrollo del proyecto, solo el 28% de los 1.040 Ebais tenían acceso a Internet.

Las zonas indígenas fueron las más complicadas en cuanto a la instalación de equipos tecnológicos. Foto cortesía CCSS.

Es decir, fue necesario reparar o instalar infraestructura eléctrica y de conectividad en más de 700 Ebais. Eso sin mencionar la compra de equipo como computadoras y tabletas para todos los profesionales en salud.

“Los Ebais ubicados en zonas indígenas constituyeron quizás los establecimientos de mayor complejidad, por el tema de la conectividad e infraestructura necesaria para operar el EDUS”, afirma Rodríguez.

Sin embargo, según el líder del proyecto, es relevante señalar que los hospitales nacionales y especializados, en función de su complejidad, fueron los establecimientos que demandaron más inversión para la implementación del EDUS.

Además, otro esfuerzo para la adaptación del programa fue trabajar en la capacitación y en la gestión del cambio. Para ello, se desarrolló todo proceso de comunicación, sensibilización y acompañamiento a los profesionales en salud.

Una de las soluciones fue la creación de una red nacional de gestores de cambio, incluyendo un proceso de capacitación de pares. Es decir, médicos y enfermeras se dedicaron a enseñar a los compañeros de su misma especialidad el uso del software.

Mayo 2012

La implementación del expediente digital comenzó oficialmente el 3 de mayo del 2012; sin embargo, no fue sino hasta el año siguiente que se declaró de interés público y nacional con la creación de la Ley 9162: “Expediente Digital Único en Salud”.

mayo 2015

En mayo del 2015, se comenzó con la implementación de EDUS, en el segundo y tercer nivel de atención (hospitales regionales y nacionales, respectivamente).

2016

Para el 2016, 1.040 Ebais pudieron ser conectados dentro del software EDUS.

2018

En setiembre de este año se logró instalar el sistema en todos los centros de salud públicos del país.

Fue necesaria la compra de más de 15.000 equipos tecnológicos y de telecomunicaciones. Foto cortesía CCSS.

Beneficios de EDUS

Este software permite contar con una base de datos digital, la cual puede ser accesada por los especialistas en salud autorizados, sin importar la parte del país en la que se encuentren.

Esto quiere decir que si una persona es atendida en el Ebais de Heredia y tiene una urgencia en Guanacaste, los médicos del hospital de la zona pueden ingresar el número de cédula del paciente a EDUS y así saber si es hipertenso, diabético, asmático o alérgico a algún medicamento. Esta información les permitirá actuar con mejor precisión y confianza.

Otras de las funciones del proyecto es maximizar el uso de los recursos, tanto de infraestructura como de personal y de inventario, como es en el caso de la farmacia; así como darle a los asegurados la oportunidad de conocer la información que se encuentra dentro de su expediente con la app EDUS.