ETIQUETA

"pedagogismo"

LO ÚLTIMO

Pedagogía y pedagogismo

Muy de acuerdo con Juan José Sobrado de que "la concepción educativa es el punto medular" que debe presidir y fundamentar cualquier transformación que pretendamos hacer al sistema educativo. No menos evidente es que la "educación" que se ha venido impulsando en las últimas décadas está influyendo grandemente en "la creciente ola de mediocridad que nos amenaza como nación y como pueblo".

El catastrófico pedagogismo sentó sus reales en Costa Rica desde 1973

Abro una revista universitaria, costarricense, cuyo contenido se dirige al público general. Entre muchos párrafos de igual jaez, leo el siguiente:"Indagar lo que constituye la identidad costarricense nos obliga a plantear quiénes somos en el espacio-tiempo de ahora. Introspección que nos sumerge en el conjunto de hechos, que con su interacción, circunstancian el decurso de la sociedad y vinculan lo interno y lo externo del uno y los otros."

¿Ciencia o superchería?

Falta por analizar el pensamiento pedagogista desde el ángulo académico. ¿Es una ciencia y, como tal, apegado al principio de realidad y sometido a la falseabilidad de sus supuestos si los resultados los desmienten? o ¿no lo es porque no observa tales requisitos determinantes del pensamiento científico y en tal caso, qué es?: ¿un dogma irracional de fanáticos, una superchería para sustentar una estructura de poder, o una verborrea sin ningún sentido? Lo haremos a continuación apegados a los hechos y con base en razonamientos irrefutables.

Dos fases de la actuación

Para abolir la ignorancia, como lo pide con toda razón don Oscar Arias ("Para abolir la ignorancia, actuemos", Pág. 15 del 10 de enero pasado), es necesario erradicar primero el pedagogismo que en los niveles administrativos y académicos ha dirigido la educación de este país. Esa corriente pedagógica, que es una enfermedad de la razón y de la verdadera pedagogía, impuso la ignorancia y la noción del pobrecito, y probó con ello los terribles resultados de que sólo el 19 por ciento de los jóvenes de secundaria alcancen el nivel del pensamiento abstracto, o sea, un desarrollo aceptable de la inteligencia, y que los graduados al llegar a la universidad muestren el grado de incompetencia e incapacidad que las recientes pruebas del Ministerio de Educación demuestran (véase mi artículo "Los datos del Ministro"): Lo que ha afectado no solo a los colegios públicos, sino también a los privados (como lo demuestran las pruebas de la Dra. Zaira Méndez y compañeras sobre el desarrollo de la inteligencia) porque, hasta una resolución reciente de la Sala Cuarta que lo eliminó, los parámetros del Ministerio constituían un techo máximo, y no un piso mínimo, como debe ser.

Los datos del Ministro

El Ministro de Educación ha revelado unos datos muy preocupantes para el futuro del país, producto de investigaciones hechas por el Ministerio con ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo, sobre los resultados finales del sistema educativo. El 61 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria de colegios públicos, en una prueba destinada a medir razonamientos básicos, calificó de mediocre a malo.

Cargar más
ESTA SEMANA EN...
LO MÁS LEIDO