SALIR INGRESAR

opinión

La crisis futbolera va a las urnas

Pero aun cuando Villalobos e Hidalgo quisieran romper con ese pasado lamentable, su afán por la silla presidencial lo impide. A ella se llega con los votos de quienes ejercen un poder absoluto en las ligas, sin control, con escasas cuentas de cara a los equipos o a los futbolistas.