indignación

LO ÚLTIMO

Vida en la Empresa: La energía blanca 

Nos hemos venido cargando de indignación. La indignación tiene destinos constructivos y destinos destructivos. Es destructiva la amargura. La generalización: todos son iguales. La desesperanza: a esto se lo llevó la trampa.

Indignación y sensatez 

Tanta noticia sobre negocios turbios, causa, explicablemente, indignación. Conviene rectificar la indignación. No sería sana la indignación procedente de me indigno porque no estoy dentro de los beneficiados. Si me hubieran convidado, no estaría tan indignado. Tampoco sería sana la que nos llevara a resentir que alguien se hace rico. En un sistema de libre empresa, que alguien se haga rico por medios lícitos, no es indignante.

Cargar más
ESTA SEMANA EN...
LO MÁS LEIDO