imagen

Fama artificial

No en balde, en el teatro y en la televisión se incurre con ofensiva frecuencia en una incorrección política: la del personaje campesino bobalicón, risible y, cuando se puede, patán