Etiquetas eric scharf



Sigo sin entender cómo el odio puede transformar la naturaleza del ser humano en una abominable bestia.