Verónica González

El Topo: La muerte del morado más morado que tantas veces nos sacó las lágrimas

El hermoso idilio que vivió William Paniagua con su archiadorado Saprissa fue atestiguado por miles de aficionados en el estadio durante 30 años. Sus héroes, los jugadores, le dieron un espacio en la cancha y en sus corazones. El sempiterno capitán, Erick Lonis, le ofreció un homenaje póstumo en redes que honró no solo a William, sino al fútbol como vivencia.