Svetlana Aleksiévich

LO ÚLTIMO

Chernóbil, la herida invisible 

Desde hace 30 años, la humanidad lidia con un quiebre en su historia: el desastre de la central nuclear de Chernóbil revivió el pánico atómico en un mundo que entendía la fuerza de una bomba militar pero que no estaba listo para las sempiternas consecuencias del peor accidente tecnológico

Tinta fresca: Lo que no dice la memoria 

En La guerra no tiene rostro de mujer , la escritora y periodista bielorrusa, Svetlana Alexiévich, ejerce esa profesión que no se enseña. El oficio de una escritura que no se aprende. Todo lo contrario, para escribir como ella hay que desaprender. “Cada vez me convierto más en una oreja, bien abierta, que escucha a otra persona. Leo la voz”, escribe.

Cargar más
ESTA SEMANA EN...
LO MÁS LEIDO