Castro González

Una maestra rural liberiana

Al terminar su jornada, los sábados, mi madre ensillaba su caballo y volvía a Liberia para no perderse el baile del fin de semana