SALIR INGRESAR

ETIQUETA

"Amado Hidalgo"

Opinión: La supuesta amenaza que condena a los dirigentes

Echarle tierra a aquello condena a nuestros dirigentes, porque solo evidencia temor ante los jugadores. Reitero: Es posible que ninguno haya hecho la amenaza. Pero en boca de Li, trasladada a sus compañeros, el chantaje existió. Todos los directivos bajaron la cabeza y enterraron el asunto, en perjuicio de los jugadores –pues no hubo oportunidad de saber la verdad- y, sobre todo, de ellos mismos, reducidos a dirigentes de papel.

Opinión: A falta de VAR, una dosis de valor

Corrupción no es. De eso estoy seguro. Incapacidad, puede ser. Lo extraño es que cuando pitan relajados, en escenarios humildes y a contrincantes sin tantos pergaminos, los errores tienden a disminuir.

Opinión. El único que no pierde: El dirigente

Así son nuestros directivos del fútbol. No se bajan del avión, están pegados con goma loca a sus sillas, proclaman los éxitos como si de verdad ellos estuvieran en la cancha, pero se tiran del barco de primeros, con chaleco salvavidas y una gran coraza a prueba de reproches, cuando llegan las huérfanas derrotas.

Amado Hidalgo: La voz del pueblo pide un milagro

Porque no basta con la intención o la pizarra, con el verbo encendido o con la voz del pueblo pidiendo goles. Con un fútbol que no es potencia en el mundo, cuando haya que enfrentar a los gigantes, bien nos vendría -como en Italia 90 o Brasil 2014- vestirnos de enanos guerreros y jugar con la inteligencia táctica de quien, conociendo sus limitaciones, le apuesta al orden defensivo para no morir por un ataque de imprudencia.