Etiquetas 12 de julio 2005

Una década después del incendio que destruyó parte del Hospital Calderón Guardia, el personal que afrontó esa emergencia sigue conviviendo con las secuelas: los recuerdos de la tragedia en que murieron 21 personas, el hacinamiento y el impacto de una oleada de denuncias por supuestos actos de corrupción en una de las cunas de la seguridad social costarricense.