Etiquetas álvaro ugalde

Unos 30 guardaparques se graduaron la semana pasada y obtuvieron un diplomado que les permitió profundizar en conocimientos sobre biología de la conservación para así realizar una mejor gestión de las áreas silvestres protegidas.



La maldición de Corcovado es su oro, cuya extracción conlleva un daño ambiental irreparable en cuanto a cerros colapsados, sedimento arrastrado hasta el mar y poblaciones de animales al borde de la extinción debido a la cacería ilegal que acompaña esta actividad.