28 marzo, 2005

En el 2002 murieron dos mujeres por fiebre puerperal. Una más se sumó a la lista solamente un año después. Estos tres fallecimientos son los primeros que se producen por esa causa en los últimos 20 años.

La infección puerperal se produce cuando el útero se contamina por deficientes condiciones higiénicas en el hospital o en la vivienda.

El puerperio es la etapa que sigue al parto, durante la cual los órganos genitales internos se recuperan. Se le dice, usualmente, como "cuarentena".

Según el coordinador nacional de la Comisión de Mortalidad Materna, Rafael Salazar Portugués, estas muertes son una llamada de atención porque son un reflejo del deficiente control después del parto. Expresó: "Faltan las consultas posparto en la Caja. Solo el 2 por ciento de las embarazadas tiene acceso a este tipo de consulta".

Salazar dijo que en estas infecciones pueden estar incidiendo las rápidas salidas que les dan a las mujeres tras el parto. El promedio es de de seis horas. "Con esas altas (salidas) tan cortas, se tiene un riesgo mayor de infección".

Si la mujer presenta los siguiente síntomas después del parto, debe buscar ayuda médica: fiebre mayor a los 38 grados, dolor de cabeza persistente y flujo sanguinolento con mal olor.