Vivienda

Sala I ratifica condena contra instituciones por construir casas de interés social en zona de riesgo

IMAS, Municipalidad de Montes de Oca y Fuprovi deberán indemnizar a afectados

El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), la Fundación Promotora de Vivienda (Fuprovi) y la Municipalidad de Montes de Oca deberán pagar a cinco familias el valor de las casas de interés social que perdieron en 2010.

La decisión la tomó el Tribunal Contencioso Administrativo y la ratificó la Sala I, luego de que se comprobara que las viviendas se construyeron en una zona de alto riesgo. El voto fue emitido en el 2016 y dado a conocer esta semana por la oficina de prensa del Poder Judicial.

Los demandantes son beneficiarios del proyecto de vivienda de interés social Las Mansiones, el cual se construyó en San Rafael de Montes de Oca entre 1991 y 1993. Ellos acudieron a los tribunales para reclamar que después de recibirlas, las casas empezaron a presentar problemas estructurales.

Las viviendas quedaron inhabitables en 2010, tras el paso del huracán Alma, según comprobó la Comisión Nacional de Emergencias (CNE). Un informe previo de la misma entidad señaló que el terreno donde se edificó la urbanización era inestable, y que a partir de 1998 se produjeron deslizamientos en las márgenes del río Torres.

Los jueces determinaron que omisiones de las dos instituciones y la Fundación causaron que las casas se construyeran en un terreno inadecuado.

La sentencia de la Sala I detalla que al IMAS se le condenó por no realizar un estudio de suelos antes de adquirir la finca, en 1987, y a Fuprovi por seguir adelante con el proyecto, pese a que sabía que los trabajos de estabilización del talud eran muy costosos y estaban fuera del alcance de los propietarios.

A la Municipalidad de Montes de Oca se le achaca "el no ejercicio de sus competencias en materia urbanística, a posteriori de la entrega de los permisos de construcción".

"Es claro que no se ocupó de evitar o eliminar las edificaciones en zonas de protección, lo cual obra expresamente dentro de sus competencias", consideraron los magistrados en la sentencia 000888-F-S1-2016.

El caso llegó hasta la Sala I cuando los demandados presentaron recursos de casación. En esa instancia, alegaron que la demanda ya había prescrito y que las familias realizaron construcciones en zonas no aptas, de manera irregular y sin permisos municipales, así como por causa de eventos naturales.

Ante una consulta de este medio, tanto el IMAS como Fuprovi y el municipio indicaron que no se referirán al caso, el cual se encuentra en etapa de ejecución de la sentencia (pago).

"El IMAS impugnó la liquidación que está realizando la representación jurídica de las familias, se está objetando las costas y la cuantificación; en noviembre próximo se tendrá audiencia de ejecución de sentencia, por tanto, no se adelantará criterio", informó por escrito la Asesoría Legal del IMAS.

Durante el juicio, la Municipalidad adujo que no estaba comprobado que los terrenos no fueran idóneos al momento de otorgarse los permisos, y que los problemas surgieron por "hechos de la naturaleza" y modificaciones de los vecinos a las construcciones originales, en zona de protección y cerca de taludes.

Con el fallo se obliga a esta entidad, a Fuprovi y el IMAS a pagar el valor original de los terrenos y las casas que se perdieron, así como al pago de ¢6 millones como compensación a cada afectado, por el daño moral que sufrieron.

Originalmente, los demandantes pedían que se les pagaran montos entre los ¢24 millones y los ¢52 millones por las casas, además de una indemnización de ¢48 millones para cada uno.

Información actualizada a las 11 a. m. del lunes 23 de octubre. Las entidades que deben pagar el valor de las viviendas son la Municipalidad de Montes de Oca, el IMAS y Fuprovi.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.