Vivienda

Contraloría: Traslado de recursos para gastos del Banhvi afecta financiamiento de vivienda para clase media

Entre 2018 y 2020 la institución captó ¢2.100 millones del Fondo Nacional para Vivienda (Fonavi) sin realizar un análisis que respalde la ‘necesidad real’, señala la auditoría

Un informe de la Contraloría General de la República (CGR) llamó la atención al Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), por tomar recursos del fondo especial para construir casas de clase media, con el único propósito de cubrir parte de sus gastos administrativos.

De acuerdo con la auditoría elaborada por ese órgano, el Banco tomó ¢2.149 millones del Fondo Nacional de Vivienda (Fonavi) entre los años 2018 y 2020.

“Estas situaciones afectan la disponibilidad de recursos para el cumplimiento del objetivo de financiamiento de viviendas de clase media”, señala el informe.

La legislación nacional le permite a esa institución pública retirar hasta el 20% de los rendimientos de Fonavi. No obstante, según el ente contralor, desde 2004 el Banhvi dispone del máximo porcentaje de recursos sin justificarlo.

“El porcentaje de recursos que se trasladan del Fondo para cubrir dichos gastos se ha mantenido en un 20%, sin realizar un análisis que respalde la necesidad real de recursos por parte del Banco para cubrir los gastos mencionados”, señaló el informe.

Luego de este hallazgo, el órgano contralor ordenó al Banco implementar una metodología para determinar el porcentaje de recursos tomados del Fondo para cubrir sus gastos administrativos.

Ese ajuste, advirtió la Contraloría, debe quedar implementado a más tardar el 29 de enero próximo.

No obstante, el gerente general del Banhvi, Dagoberto Hidalgo, rechazó este y otros señalamientos del informe, pues, según él, se hace una interpretación errónea de la legislación que regula el traslado de fondos a esa institución.

“La Contraloría General de la República ha interpretado el concepto de rédito como utilidad, siendo lo correcto que corresponde a los ingresos generados por el financiamiento del Fonavi. Este aspecto estará siendo analizado nuevamente con el ente contralor”, afirmó Hidalgo.

Soluciones pendientes

La auditoría también señaló el rezago de la institución para implementar las alternativas de financiamiento de vivienda para clase media, pues el Banhvi había definido siete mecanismos aunque solo ha implementado dos de ellos.

Los que están en funcionamiento son los programas de crédito a largo plazo en colones y el integral de financiamiento para familias de ingresos medios.

Entretanto, siguen sin implementarse otras cinco alternativas, entre ellas los financiamientos cortos en colones, de largo plazo en dólares y crédito para jóvenes.

“Dichas situaciones son limitantes para la definición de opciones de financiamiento que mejor se adapten y promuevan el propósito de mejorar la calidad de vida de la población objetivo, ya que iniciativas orientadas a favorecer a la clase media y generar mayor accesibilidad a créditos, no se han materializado, lo que impide que los programas habitacionales de Fonavi se ofrezcan con todo el potencial de valor público que poseen”, señaló el informe.

Sobre este señalamiento, la institución señaló que haber planificado siete herramientas de financiamiento “no significa, de ninguna manera, que todos deban ser implementados al mismo tiempo”.

Fonavi tiene el propósito de desarrollar soluciones de vivienda para la clase media costarricense, con el propósito de disminuir el déficit habitacional en el país.

El Fondo se nutre del 25% de las inversiones transitorias del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), así como de las utilidades de lotería instantánea, de captaciones del mercado financiero y de créditos internos y externos.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.