En Costa Rica, se localizaron unos100 aparatos en San José y áreas rurales

 21 noviembre, 2014
Estas fueron algunas de las imágenes expuestas por los piratas cibernéticos rusos. La página web que ofrecía la señal dejó de ser accesible este jueves, al mediodía. | TOMADO DE INTERNET
Estas fueron algunas de las imágenes expuestas por los piratas cibernéticos rusos. La página web que ofrecía la señal dejó de ser accesible este jueves, al mediodía. | TOMADO DE INTERNET

Ticos subiéndose a unas escaleras en un garaje en Paquera, perros jugando en el jardín de una casa en Ciudad Colón y operarios llenando los refrigeradores de un minisúper en Liberia.

Las escenas no tendrían nada de anormal, si no fuera porque se transmitieron al mundo sin el consentimiento de los dueños de las cámaras web.

Un grupo de piratas cibernéticos rusos logró acceder a centenares de cámaras web en más de 100 países. Luego, hicieron pública la señal, colocándola en un sitio web australiano.

Entre ellas, había casi un centenar de cámaras localizadas en Costa Rica, algunas en zonas urbanas como San José y Escazú, pero también en poblaciones más rurales como Liberia y Paquera.

Según un comunicado de la Oficina del Comisionado de Información de Inglaterra, el acceso fue posible porque los dueños no escogieron una contraseña compleja, al configurar el equipo. Las cámaras web han bajado su precio y aumentado su calidad. Estas permiten transmitir, en directo, la señal para que una persona vea en su computadora del trabajo o celular lo que sucede en su casa, jardín o negocio.

Estas cámaras traen una clave de acceso genérica, que puede ser “admin”, “password” o “12345”.

Las personas deberían cambiar la clave por una más compleja, que combine números, mayúsculas, minúsculas y algún símbolo, por ejemplo. Distintos estudios han demostrado que la mayoría sigue apostando por la clave más sencilla posible.

Fuera. La página web que ofrecía la señal dejó de ser accesible este jueves, después del mediodía.

Según reportó la agencia AFP, el país con más cámaras en el sitio fue Estados Unidos, con unas 4.600, seguido de Francia, con unas 2.000. Las imágenes de estos países mostraban negocios, casas y hasta habitaciones donde había bebés.

Danilo Esquivel, gerente de D-Link Centroamérica, aconsejó usar contraseñas fuertes, con letras mayúsculas y minúsculas.

Esquivel explicó que no solo la cámara web ( webcam ) necesita contraseña, sino que las personas deberían revisar la configuración de todos los equipos que se conectan a Internet en una red hogareña o comercial, para cambiar las claves de fábrica.