22 febrero, 2014

El Tribunal Ambiental Administrativo inició una investigación para definir si la construcción del megaproyecto Hacienda Gregal, entre La Unión y Curridabat, generó supuestos daños ambientales.

El expediente se abrió luego de que un ciudadano denunciara, en agosto del 2013, que los desarrolladores incurrieron en delitos de invasión del área de protección de nacientes y quebradas, descritos en la Ley Forestal N.° 7575.

Según el reclamo, se violentó el radio de protección de al menos cinco nacientes de agua dentro del terreno y se levantaron casas, así como canchas de tenis sobre las zonas protegidas. Además, se entubó una quebrada sin tener permisos.

El condominio se ubica entre La Unión y Curridabat. | ALBERT MARÍN
El condominio se ubica entre La Unión y Curridabat. | ALBERT MARÍN

El megaproyecto obtuvo, en el 2002, el permiso constructivo de las municipalidades de Curridabat y de La Unión. La Secretaría Técnica Naciona Ambiental (Setena) le otorgó la viabilidad ese año.

Se intentó conocer el criterio de los desarrolladores, pero el guarda de seguridad del condominio dijo que no se referirán al asunto.

En 2013, la Dirección de Aguas del Ministerio de Ambiente verificó (oficio AT-3077-2013) que hay 6 cuerpos de agua en el sitio, y el Sistema de Áreas de Conservación (Sinac) valoró los daños ambientales en ¢94,7 millones. Empleados de las entidades hicieron ayer una inspección. José Vargas, presidente del Tribunal, dijo que hay 15 días hábiles para dar los informes.