Daniela Cerdas E..   23 abril
Representantes gremiales de los tráficos y personeros del MOPT se reunieron este martes con Steven Nuñez, ministro de Trabajo (a la cabeza de la mesa), y German Marín, director Policía de Tránsito (segundo de derecha a izquierda). Foto: Cortesía de Rerum Novarum

En una reunión en el Ministerio de Trabajo, representantes de los oficiales de tránsito manifestaron su rechazo a una directriz de Rodolfo Méndez, ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), de extender su jornada de ocho a doce horas por día.

La reunión se realizó este martes, a las 2 p. m., y contó con la presencia de Steven Nuñez, ministro de Trabajo; German Marín, director Policía de Tránsito; Lenin Hernández , presidente de la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum; personeros del MOPT; y otras organizaciones gremiales.

El 13 de marzo anterior, Rodolfo Méndez, ministro de Transportes, envió una directriz al director de la Policía de Tránsito indicándole que se los oficiales debían respetar la jornada laboral de doce horas, con base en el criterio C-025-2019 de la Procuraduría General de la República.

Además, Méndez le indicó que solo se les pueden pagar las horas extras a los oficiales que laboran después de cumplidas las doce horas.

Al respecto, Lenín Hernández expuso este martes al ministro de Trabajo el conflicto que, según ellos, conlleva que se aumente la jornada de los oficiales.

Hernández sostuvo que dicho horario es ilegal porque, según sostuvo, el Consejo de Salud Ocupacional del Ministerio de Trabajo determinó que las doce horas no eran aplicables a los oficiales porque la función de ellos “es muy desgastante”.

"Es la primera vez en la historia de los oficiales de tránsito que están trabajando una jornada tan extenuante. La función de ellos es muy desgastante. Trabajan en motocicletas y patrullas bajo la inclemencia del clima; no tienen lugares apropiados para cubrir sus necesidades básicas de alimentacion y fisiológicas.

"La jornada de ocho horas es más que suficiente para el trabajo físico y mental que realizan (...), podría ocasionarles problemas de salud como cáncer de piel, problemas urinarios, estrés”, explicó Hernández.