Juan Diego Córdoba González, Juan Fernando Lara Salas. 10 septiembre
Según proyecciones financieras del municipio josefino, se calcula una caída de ¢11.000 millones para el segundo semestre del año. Fotografía: Alonso Tenorio.
Según proyecciones financieras del municipio josefino, se calcula una caída de ¢11.000 millones para el segundo semestre del año. Fotografía: Alonso Tenorio.

La Municipalidad de San José recortó 200 puestos de trabajo debido a la caída de ingresos por la pandemia de coronavirus.

El ayuntamiento confirmó que 104 funcionarios se acogieron a la movilidad laboral voluntaria. A cambio de dejar la institución, recibieron hasta cuatro salarios adicionales y un auxilio de cesantía calculado a 12 años.

Para completar la reestructuración necesaria, el gobierno local también despidió a 31 trabajadores y eliminó del presupuesto 65 plazas que estaban vacantes.

Además, otros 26 trabajadores fueron colocados en puestos menores, con salarios más bajos.

Todas esas medidas permitirán un ahorro de unos ¢3.000 millones en el presupuesto del año entrante, según estima el Ayuntamiento josefino.

De acuerdo con el alcalde Johnny Araya, la mayoría de plazas afectadas son del área administrativa.

“La prioridad ha sido mantener los servicios esenciales que presta la Municipalidad, y por eso, el recorte de la planilla no recorta la parte operativa, es, sobre todo, en el sector administrativo en donde hemos hecho un análisis de cargas de trabajo, duplicidad de funciones y hemos dado este primer gran paso con una combinación de esfuerzos”, afirmó.

Araya lamentó acudir a los despidos. No obstante, sostuvo que eran necesarios para enfrentar la caída en ingresos por patentes e impuestos municipales, causada por la crisis económica que originó la pandemia de covid-19.

Según el jerarca, también recortaron otros rubros presupuestarios, como infraestructura y cultura.

"Hemos visto una reducción muy severa de los ingresos producto de estas circunstancias inéditas de la crisis sanitaria de la pandemia.

“La crisis nos ha obligado a hacer una reingeniería financiera que implica un recorte de gastos para ver cómo logramos sobrepasar esta situación crítica, sobre todo cuando nos hemos visto obligados a buscar un equilibrio presupuestario, para ello hemos tenido que hacer esta serie de recortes”, afirmó Araya.

De acuerdo con el director de Recursos Humanos del gobierno local, Alan Vásquez, para realizar esa reestructuración, se hicieron estudios técnicos de los puestos que presentaban dualidad de funciones y de plazas que no son estrictamente necesarias.

"Lo que pretendemos es afrontar la crítica disminución de ingresos del municipio, asegurando la continuidad de los servicios y, a su vez, proteger, de cara al futuro, la estabilidad de los empleados municipales.

“Definitivamente, nuestra voluntad es hacer esta indispensable reestructuración de la forma menos traumática posible”, afirmó el funcionario.

Según proyecciones financieras del municipio josefino, se calcula una caída de ¢11.000 millones para el segundo semestre del año. Proyectan que para el próximo año la disminución de ingresos puede ser más grave.

También la Municipalidad de Cartago revisa su planilla ante la posibilidad de hacer recortes por la baja en ingresos que proyecta para 2021.