Juan Diego Córdoba. Hace 6 días
Madres con niños en edad escolar atienden una serie de responsabilidades en el hogar. La imagen corresponde al inicio del curso escolar en Upala. Fotografía: Mayela López
Madres con niños en edad escolar atienden una serie de responsabilidades en el hogar. La imagen corresponde al inicio del curso escolar en Upala. Fotografía: Mayela López

Viviana Vargas relata que en una entrevista de trabajo a la que asistió recientemente, una de las principales preguntas que le hicieron fue que si tenía hijos pequeños.

Como ese era su caso, el entrevistador le pidió explicar cómo haría con su niña de dos años y medio en caso de que la contrataran.

Al final del proceso no obtuvo el puesto, sin saber si eso incidió en la decisión de no contratarla. Ahora acumula casi tres años sin trabajo, a pesar de que es profesional en Derecho.

Hasta ahora, su pareja asume la mayor parte de los gastos de la casa. Él también es abogado, pero se desempeña de forma independiente, sin ingresos fijos, lo que complica un poco más la realidad económica de su familia.

Mientras continúa buscando empleo, ella intenta conseguir clientes; sin embargo, le llegan con cuentagotas, y esas actividades no le garantizan un salario.

“Si no se abre ninguna puerta en Derecho, buscaré en otras áreas, como Administración. Quiero poder solventar los gastos que implica tener un hijo y poder brindarle un apoyo a mi esposo, porque trabaja mucho y a veces se enferma”, afirmó Vargas.

Viviana Vargas tiene tres años buscando empleo. Ella es madre de una pequeña de dos años. Reclutadores le preguntaron si tenía hijos pequeños y cómo los cuidaría antes de contratarla. Cortesía
Viviana Vargas tiene tres años buscando empleo. Ella es madre de una pequeña de dos años. Reclutadores le preguntaron si tenía hijos pequeños y cómo los cuidaría antes de contratarla. Cortesía

En situación similar o peor que la de Viviana Vargas, otras 30.000 madres con hijos menores de cinco años buscan empleo, pero no lo consiguen.

Ellas forman parte de las 296.000 personas desempleadas en nuestro país; empero, su condición de madres con hijos en etapa de crianza les complica mucho más sus oportunidades.

Un estudio de género elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) demostró que las madres se enfrentan a tasas mayores de desempleo, en comparación con otros grupos poblacionales.

Por ejemplo, la tasa de desempleo nacional que abarca a hombres y mujeres de todo el país era del 11,3% para el primer trimestre del año. Si solo se toma en cuenta la población femenina, la cifra se eleva al 14,2%.

Sin embargo, cuando se consideran las madres con pequeños menores de cinco años, el indicador se dispara al 19,2%, mientras que vuelve a descender a 13,7% para las madres con hijos de entre seis y 14 años.

Esa condición deja de incidir para las mujeres con hijos mayores de 15 años, debido a que su tasa de desempleo es de apenas un 8,7%.

Desempleo femenino

Mamás con hijos pequeños tienen más problemas de empleo Tasas de desempleo:

FUENTE: inec.    || w. s. / LA NACIÓN.

Prejuicios

La investigadora del Estado de la Nación, Natalia Morales, explicó que esta barrera adicional que afrontan las madres de hijos pequeños, se debe en gran parte a los prejuicios de los empleadores, por el proceso de cuidado y crianza de los niños.

“Por más de que la responsabilidad sea de hombres y de mujeres, muchas siguen asumiendo mucho más el papel. El tema que si el niño se enferma, si tiene algún problema en la escuela, por ejemplo.

”Eso, de cierta forma, algunos patronos lo interpretan así, (por lo que es) una barrera para ellas y, entonces, prefieren contratar mujeres sin hijos, con hijos más grandes, o del todo optan por contratar hombres”, indicó Morales.

Para Viviana Vargas, de 37 años, su condición de madre sí ha dificultado las oportunidades de obtener un empleo.

“Una firma me contactó hace tres años, pero yo no sabía que estaba embarazada de Ximena; una semana después me di cuenta y lo informé, porque consideré que era mejor. Nunca me llamaron y perdí la oportunidad de trabajar con ellos”, contó la abogada.

De acuerdo con la investigadora del Estado de la Nación, la maternidad no solo complica la empleabilidad de las mujeres, sino que también influye en sus salarios.

“También es un factor que explica la brecha salarial, el porqué algunos empleadores deciden contratar mujeres, pero les pagan menos que a hombres por hacer trabajos iguales, pensando en este riesgo de tener un embarazo o el hecho de que quizás no tenga la misma posibilidad de trabajar tiempo extraordinario, en comparación con hombres”, dijo Morales.

Según señaló la experta, las mujeres chocan con al menos tres barreras en el mercado laboral costarricense.

La primera es decidir si se incorporan al mercado laboral y se realizan profesionalmente, o se quedan en el hogar cuidando a niños o, incluso, a adultos mayores.

La segunda es competir con la oferta de hombres en medio de prejuicios de empleadores, como la maternidad; y, por último, la brecha salarial con la población masculina.

Para el primer trimestre, de acuerdo con los datos de la Encuesta Continua de Empleo que realiza el INEC, el promedio salarial de los hombres era de ¢492.000, mientras que el de las mujeres era de ¢434.000.