Juan Diego Córdoba González. 23 septiembre
El Hotel Belmar habilitó sus instalaciones para recibir a los turistas que realizan teletrabajo y a la vez puedan disfrutar del bosque nuboso de Monteverde. Cortesía.
El Hotel Belmar habilitó sus instalaciones para recibir a los turistas que realizan teletrabajo y a la vez puedan disfrutar del bosque nuboso de Monteverde. Cortesía.

¿Le gustaría a un extranjero poder trabajar de forma remota desde Santa Teresa de Cóbano, Cahuita o Monteverde, para una empresa radicada fuera de nuestro país?

Esa era una posibilidad que existía antes de la pandemia para algunas personas, pero que la emergencia global facilita para muchas otras debido al cierre de los grandes centros corporativos por la propagación del virus.

Para sacar provecho a esa tendencia internacional, una iniciativa de ley busca posicionar a Costa Rica como un destino para aquellos teletrabajadores temporales o permanentes de altos ingresos que buscan experiencias como esas.

La propuesta, presentada por el diputado Carlos Ricardo Benavides, permitiría otorgar visas especiales de no residentes a esos teletrabajadores extranjeros por un plazo de un año, prorrogable por seis meses.

Tanto el extranjero teletrabajador como sus familiares podrían recibir ese estatus, siempre y cuando cumplan con requisitos como pagar un seguro de cobertura médica durante su permanencia y el costo de la visa, aún sin detallar.

Asimismo debe demostrar ingresos, salarios o rentas por un monto mínimo de $5.000 mensuales durante el último año.

Si vienen en familia, dicho monto podrá aportarse entre los distintos miembros.

Como prueba, se pueden aportar estados de cuentas bancarias u otros medios que se deben citar posteriormente en el reglamento de la ley, en caso de aprobarse.

De acuerdo con Benavides, la propuesta busca apoyar la reactivación de los sectores más afectados por la crisis, con la explotación de atractivos turísticos nacionales.

"El proyecto pretende atraer visitantes extranjeros que se dediquen a realizar teletrabajo o servicios profesionales por vía digital desde Costa Rica, gastando como turistas de larga estancia.

“Los nómadas digitales podrán realizar sus labores desde suelo costarricense para empresas o clientes en el exterior. Tendrán visa hasta por un año, con posibilidad de salidas múltiples”, afirmó Benavides.

Junto con el diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), la iniciativa que se presentó este lunes al Congreso, lleva la firma de otros 19 congresistas de diferentes bancadas.

El término de nómada digital, empleado principalmente en la última década, hace referencia a los profesionales que pueden desempeñar sus labores de forma remota y que tienen un estilo de vida sin arraigo.

Es decir, pueden vivir viajando de ciudad en ciudad o incluso entre países, sin verse atados a un centro físico de trabajo.

Varios países, entre ellos caribeños, popularizaron la visa de teletrabajo en los últimos meses, en un intento de atraer turistas con ingresos altos a sus destinos para contrarrestar la crisis en el sector por la pandemia.

En Barbados, por ejemplo, los teletrabajadores deben reportar ingresos por $50.000 al año. Además, deben pagar por la visa que tiene un costo de $2.000 por persona.

En Bermuda, en cambio, el costo del permiso temporal de estancia es de $236. También se debe demostrar ingresos por $50.000 al año.

Para Costa Rica, el costo de la visa quedaría a criterio de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), que deberá establecerlo después de la posible aprobación de la ley “según parámetros objetivos relativos al costo administrativo”.

“Con el propósito de aprovechar esta nueva tendencia como un medio para reactivar especialmente los sectores turístico y comercial, tan duramente golpeados por la pandemia, se propone el presente proyecto de ley, el cual tiene por objetivo principal promover la atracción de trabajadores y prestadores de servicios que se llevan a cabo de forma remota, fomentando así la visitación de larga estancia en Costa Rica y aumentando el gasto de recursos de origen extranjero en el país”, señala la exposición de motivos de la propuesta.

Aprovechando esa tendencia, desde marzo, cuando empezó la crisis, varios hoteles nacionales han creado tarifas de hospedaje para las personas nacionales y extranjeras que quieran trabajar desde sitios turísticos, con el fin de cambiar la rutina de laborar en la oficina o en la sala de sus casas.

La propuesta de ley deja en manos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) el impulso de nuestro país como destino para teletrabajar, bajo esta nueva tendencia global.