Juan Diego Córdoba González. 23 julio
Financiamientos van dirigidos principalmente a empresas turísticas, pero también beneficia a compañías de producción agroalimentaria, constructoras, comercios, industrias creativas, medios de comunicación, de energías limpias y de servicios. Fotografía: John Durán
Financiamientos van dirigidos principalmente a empresas turísticas, pero también beneficia a compañías de producción agroalimentaria, constructoras, comercios, industrias creativas, medios de comunicación, de energías limpias y de servicios. Fotografía: John Durán

Costa Rica tiene la posibilidad de acceder a un fondo regional de $350 millones dirigido a créditos para micro, pequeñas y medianas empresas que eran rentables antes de la crisis ocasionada por la pandemia, pero que ahora enfrentan problemas para sostenerse.

Se trata de recursos aportados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), disponibles para las siete naciones del bloque, que se colocarían a través de la banca estatal y privada, así como de cooperativas y otras entidades financieras habilitadas.

Ninguno de los países tiene una asignación específica de esos $350 millones, sino que los fondos se consumirán según demanda de las empresas de cada país.

Por el momento, el Banco Nacional (BNCR) y el Banco de Costa Rica (BCR) estudian las condiciones para evaluar si hacen uso o no de esa línea de financiamiento, según confirmaron oficinas de prensa de esas instituciones bancarias.

Las micro, pequeñas y medianas empresas que accedan a estos préstamos no empezarán a pagarlos hasta dentro de dos años, cuando se esperaría que las condiciones económicas mejoren.

Los créditos tienen una tasa fija de interés en dólares de 3,5%, más el porcentaje que sume la entidad financiera nacional que los coloque al mercado. Además, tienen un plazo de cinco años.

De acuerdo con el presidente del BCIE, Dante Mossi, el principal requisito para acceder a esos préstamos es que la micro, pequeña o mediana empresa interesada hubiera tenido una situación de rentabilidad antes de la crisis derivada de la emergencia sanitaria.

“Este programa es bastante innovador, en el sentido que si una empresa era rentable antes de la crisis, entonces es elegible hoy. No importa lo que ha pasado en estos meses, lo que importa es que sea elegible antes de la crisis”, afirmó.

Los préstamos van dirigidos a empresas de turismo, principalmente, pero también a otros sectores fuertemente afectados como producción de la cadena agroalimentaria, construcción, comercio, industria creativa, medios de comunicación, energía renovable y empresas de servicios.

Las microempresas podrían optar por un crédito de hasta $10.000, mientras que las pequeñas empresas podrían pedir hasta $200.000.

En el caso de las medianas empresas, podrían obtener un financiamiento de hasta $5 millones.

Además, se dispone de un fondo para que las firmas no tengan que entregar garantías muy altas para acceder a las líneas de financiamiento.

“Por poner un ejemplo, una microempresa puede pedir $100.000 de capital de trabajo, entonces si es elegible para este fondo, en vez de ir con su balance o su casa de garantía para solicitar este préstamo, solamente va a tener que entregar garantías por $25.000, porque los otros $75.000 van a estar garantizados por este fondo”, afirmó Mossi.

El BCIE confirmó el interés del Banco Nacional y el Banco de Costa Rica para ofrecer dichos productos crediticios.

Ambas entidades están en proceso de conocimiento de las condiciones para que analicen su rentabilidad y viabilidad para sus instituciones.

Los recursos estarán disponibles hasta el 31 de diciembre de este año. Si ninguna entidad financiera nacional ofreciera los préstamos, los fondos terminarían consumiéndose en los otros países del bloque: Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Panamá, además de República Dominicana.

El BCIE aclaró que las solicitudes de préstamos solo pueden procesarse a través de entidades financieras nacionales, pues el mismo organismo no puede otorgar créditos directos, por lo que la opción estará habilitada cuando lo decidan el BCR y BN.

“Es importante destacar que los recursos únicamente se canalizarán mediante las instituciones financieras aliadas del BCIE, quienes proveerán los recursos a las MIPYME de acuerdo con su apetito de riesgo y su normativa interna”, señaló la entidad.