Irene Vizcaíno. 26 mayo
La primera noche de flexibilización de medidas no había clientes en Multiplaza Escazú. El comercio ha sido el sector que más ha aplicado suspensión de contratos y reducción de jornadas. Fotografía: Juan Diego Córdoba.
La primera noche de flexibilización de medidas no había clientes en Multiplaza Escazú. El comercio ha sido el sector que más ha aplicado suspensión de contratos y reducción de jornadas. Fotografía: Juan Diego Córdoba.

Ya con casi 50.000 trabajadores los que quedaron con menos ingresos por la reducción de jornada a la que acudieron las empresas para las que laboran, como una forma de encarar la crisis económica por la pandemia de covid-19.

Así se refleja en el último informe del Ministerio de Trabajo sobre las solicitudes aprobadas para la aplicación de esta medida.

Según la entidad, 2.211 empresas quedaron autorizadas para utilizar este mecanismo de emergencia, el cual afectó a 49.541 a este martes 26 de mayo.

Son compañías ubicadas principalmente en San José, Alajuela y Heredia.

Por sectores, el más golpeado ha sido el comercio donde laboran 25.164 (50,7) de esos asalariados. Le siguen los servicios, actividad en la cual 12.459 (25%) empleados trabajan menos tiempo y por lo tanto ganan menos.

Cuando se revisan los datos generales de suspensión de contratos, que es una medida aún más drástica, esta se aprobó para 2.231 empresas de todos los sectores, medida que afectó a 26.846 trabajadores.

Todos ellos mantienen un puesto de trabajo, pero por el momento no reciben salario, en espera de que la empresa recupere su actividad.

Por zona geográfica, San José, Alajuela y Guanacaste son las áreas más afectadas. Por sector, se repiten comercio y servicios.

Lejos de que se frene el uso de estos instrumentos, hay una larga lista todavía de solicitudes por aprobar por parte del Ministerio de Trabajo.

En el caso de reducción de jornadas se recibieron 6.555 solicitudes, de las cuales se rechazaron 22 y quedan 4.322 por resolver.

De 5.197 solicitudes para suspensión temporal de contratos, ya se avalaron 2.231 y hay 1.181 pendientes de completar requisitos, además de 37 rechazadas. De esta forma, quedan para estudio todavía 1.748.

Entre los sectores que menos han acudido a estos mecanismos están la construcción y los transportes.

Trabajo, sin embargo, no tiene informes del número de despidos.

El 18 de mayo, el Ministerio de Salud comenzó un plan de mínima apertura para algunas actividades, entre ellas el turismo.

Así hoteles más pequeños, con menos de 20 habitaciones, pueden brindar servicio al 50% de su capacidad desde el 18 de mayo.

Asimismo, desde esa misma fecha se abrieron doce parques nacionales y la reserva privada Monteverde. En todos los casos, son ingreso limitado de personas y también límites en el acceso a las zonas, aparte de estrictas medidas higiénicas.

No obstante, por ahora, la actividad está dirigida a los nacionales, puesto que siguen cerradas las fronteras para disminuir el riesgo de contagio de covid-19, enfermedad provocada por el nuevo coronavirus.

Salud también disminuyó la restricción vehicular entre semana y amplió el horario para algunos comercios en esos días.

El ministro Daniel Salas anunció que la reactivación paulatina continuará siempre que no se dispare el número de casos y para lograrlo la ciudadanía deberá mantener las medidas de distanciamiento e higiene.

Para auxiliar a los trabajadores impactados por la crisis el gobierno creó el bono Proteger, subsidio de ¢62.500 o ¢125.000 por tres meses.

Trabajo informó este martes de que se recibieron 880.776 solicitudes y a la fecha se han realizado 439.941 depósitos por 52.498 millones (el primer mes de ayuda).