Juan Diego Córdoba. 12 mayo
Licencias de paternidad no tienen futuro claro. Jerarcas a cargo de la institución no definen fuente de financiamiento y marco jurídico de nuevo derecho laboral. Fotografía: Rafael Pacheco
Licencias de paternidad no tienen futuro claro. Jerarcas a cargo de la institución no definen fuente de financiamiento y marco jurídico de nuevo derecho laboral. Fotografía: Rafael Pacheco

Si no ingresan nuevos recursos financieros a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) no se implementarán las licencias de paternidad para los trabajadores públicos y privados.

Esa es la posición que defiende el presidente de la institución, Román Macaya, en la comisión nombrada por el Ejecutivo para desarrollar una propuesta que ofrezca este nuevo derecho laboral.

“Esa es la posición de la Junta Directiva de la Caja, y yo como presidente ejecutivo tengo que llevar esa posición a la comisión que evalúa este tema”, manifestó Macaya.

El jerarca defiende que la institución deberá hacer una inversión millonaria para costear las licencias de paternidad, por lo que la Caja requerirá de nuevos ingresos para que este derecho no signifique un peso más sobre las finanzas de la entidad.

En el caso de las licencias de maternidad, que se le otorgan a las mujeres embarazadas un mes antes del parto y tres después del nacimiento del niño, la Caja Costarricense de Seguro Social asume el 50% del salario de la mujer, mientras que el patrono cubre la otra parte.

“Se nos tiene que identificar las fuentes de financiamiento frescas para este tema y esto representa gran parte de la discusión que se está dando en este momento", expresó Macaya.

La comisión integrada por el Ministerio de Trabajo, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y la Caja, todavía no define la cantidad de días con permiso laboral que recibiría el padre.

Los jerarcas tampoco han definido la distribución del salario del trabajador con licencia de paternidad, entra la Caja y el patrono.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), había expresado su preocupación por esta propuesta gubernamental.

Según señalaron, este sería un nuevo peso para los patronos en tiempos de desaceleración económica.

“Lejos de imponer una obligación de este tipo, podría incentivarse más bien que este tipo de permisos e incentivos queden sujetos a la libre negociación de las partes, atendiendo a las posibilidades del patrono y de la empresa”, propuso el presidente de Uccaep, Gonzalo Delgado.

(Video) Presidente de la Uccaep se refiere a las licencias de paternidad

Propuesta en atraso

El pasado 6 de marzo, el Gobierno firmó un decreto que crea una mesa interinstitucional de trabajo para impulsar la creación de licencias que le permitan a los padres permanecer un periodo de tiempo con sus hijos recién nacidos, sin que tengan que sacar vacaciones.

En el plazo de un mes, esa comisión debía tener una propuesta lista para reformar el reglamento del Seguro de Salud, Enfermedad y Maternidad, de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Esta iniciativa sugería un trámite expedito, debido a que se planteaba ofrecer licencias de paternidad en el país, sin tener que aprobar un proyecto de ley mediante la Asamblea Legislativa.

Sin embargo, la discusión ya tiene un mes de atraso. Y ahora tampoco se sabe si se puede implementar ese derecho laboral con solo reformar el reglamento de la Caja, o si se tendría que enviar un proyecto de ley al Congreso.

De acuerdo con el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Steven Núñez, la discusión se encuentra a la espera de un criterio de las instituciones involucradas, para definir la vía legal.

“Está pendiente un criterio legal y una vez tengamos ese criterio ya ahora sí vamos a tener una claridad para poder avanzar tanto en lo técnico como en el financiamiento presupuestario de la propuesta”, manifestó Núñez.

Según dijo el ministro, esa posición definirá si las licencias de paternidad se podrán implementar mediante la modificación de la normativa de la Caja Costarricense de Seguro Social, o tendrá que ser a través de la reforma al Código de Trabajo, lo que exigiría someter el tema a discusión en el Congreso.

En el primero de los casos, la Junta Directiva de la institución podría hacer el cambio.

Ante los atrasos para definir las fuentes de financiamiento o el marco legal de la iniciativa, ahora los jerarcas no se atreven a dar una fecha para elevar la propuesta al Poder Ejecutivo.

“No tengo una fecha específica en la cual se le vaya a hacer una presentación a Casa Presidencial sobre el resultado de la comisión que aborda este tema”, expresó el presidente ejecutivo de la Caja.