Juan Diego Córdoba. 4 diciembre, 2018
25/06/2018 Huelga organizada por los sindicatos contra la reforma fiscal. Foto: ANEP

Entre aplausos, miembros de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) anunciaron el levantamiento de la huelga contra la reforma fiscal, que duró 86 días para esta organización.

La decisión se tomó la mañana de este martes en una asamblea en su sede central, en calle 20 de San José, un día después de que el presidente Carlos Alvarado firmara la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, a la cual se opusieron los sindicalistas.

El proyecto recibió la aprobación legislativa en su segundo debate, con el voto de 34 diputados.

De esta manera, los trabajadores públicos que mantenían la protesta y están afiliados a este sindicato –seccionales en diferentes instituciones– tendrán que retomar sus funciones en las 24 horas siguientes, es decir a más tardar a las 10 a. m. del miércoles, según lo establece la Reforma Procesal Laboral.

A pesar de la deposición del movimiento, Albino Vargas, secretario general de la ANEP, advirtió a sus afiliados que en los próximos meses enfrentarán dos luchas más, por las cuales podrían volver a las calles.

La primera es el proyecto que impulsa el jefe de la bancada del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavides, que pretende modificar el Código de Trabajo para agilizar la declaratoria de ilegalidad de las huelgas, además de establecer mecanismos para disolver sindicatos que propicien acciones violentas.

“Podríamos volver a una huelga de este tipo usando la Reforma Procesal Laboral para que no cambien la Reforma Procesal Laboral”, advirtió Albino Vargas.

La segunda sería, dijo Vargas, contra el plan de reforma al empleo público, que sería presentado por el Gobierno en el trimestre del 2019.

“Dicen que van a llamar a los sindicatos pero yo no les creo. Al menos para nosotros como ANEP, el Gobierno ha perdido toda credibilidad, toda la transparencia”, dijo el secretario general de ANEP.

Al día número 87 de la huelga contra la reforma fiscal, los afiliados a la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) y de la Asociación Nacional de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), así como funcionarios de 17 despachos del Poder Judicial se mantienen en huelga.