Melanie Méndez. 15 diciembre, 2018
Factores como la huelga, la reforma fiscal, el aumento del dólar y el cambio de fecha de los pagos de aguinaldo en el sector público afectaron las ventas de la lotería navideña. Fotografía: Graciela Solís

“¡Lleve el 29!, ¡vendo a precio!, ¡aquí está la suerte!”...

Entre el bullicio de la avenida central de San José, abarrotada por vendedores ambulantes y personas realizando compras navideñas, se escucha el grito desesperado de los vendedores de lotería, quienes intentan a toda costa convencer a los consumidores para que se lleven su ‘pedacito’ del Gordo navideño.

El famoso sorteo de fin de año se llevará a cabo este domingo 16 de diciembre, por lo que a los chanceros les quedan pocas horas para vender la mayor cantidad de fracciones posible; sin embargo, sus mesas y tableros están repletos de billetes de lotería.

En un sondeo de La Nación realizado este sábado a diversos vendedores en el centro de la capital, se logró constatar que al igual que los vientos decembrinos las ventas han estado frías.

Rafael Ángel Sequeira asegura que la gente este año ha preferido comprar fracciones y no enteros de la lotería. Fotografia: Graciela Solis

“Este año ha sido más difícil que el pasado, para esta vez la gente ha preferido comprar fracciones sueltas y dejar de lado los enteros, lo que nos afecta a nosotros los vendedores porque nos dificulta llegar a la cuota”, comenta Rafael Ángel Sequeira, al tiempo que entrega dos fracciones del número 20 a un joven.

Además, de acuerdo con Alejandro Vargas, quien tiene su puesto cerca del Mercado Central de San José, uno de los factores por lo que más se vieron afectados fue por el pago fraccionado de aguinaldos en el país.

“Este año mucha gente recibió su aguinaldo hasta el miércoles anterior, lo que hizo que las ventas empezaran a despertarse hasta jueves y viernes, entonces había vendedores que el lunes pasado no habían vendido la cuarta parte de la mercadería asignada y eso es muy inusual”, afirma Vargas.

Concuerda con él, Marielos Vargas, quien a pesar de encontrarse ubicada en la entrada del mercado fue hasta ayer que logró percibir un movimiento importante en las ventas.

Los favoritos, la Liga y los números bajos

La reciente derrota de la Liga Deportiva Alajuelense, que le impidió salir de su campeonato 29, hizo que este número sea uno de los más buscados por los jugadores, según Mayela León, otra vendedora.

Otro de los favoritos es el 18, por el año que se termina.

Y es que los números bajos siempre son los más apetecidos, aunque el chancero Rándall Granados también reportó una alta demanda del 90, tanto así que decidió dejarse una fracción para ver si la suerte le favorece.

“Del jueves en adelante fue cuando las ventas empezaron a calentar, ayer yo logré vender un montón desde las 6 a. m. hasta las 7:30 p. m. Mucha gente me ha dicho que hay vendedores que están vendiendo la lotería a un precio más caro y con mala actitud, lo que siento que ha generado desconfianza en los compradores y afectado las ventas”, asegura.

Entre los números más buscados para el este año están el 29, el 18 y el 90. Fotografía: Graciela Solís

Eladio Camacho es uno de los costarricenses que este año decidió comprar algunos pedazos de lotería sueltos y no un entero.

“Uno tiene que medirse con los gastos para no afectar la economía, entonces por eso compré algunos pedacitos del 59 y el 53”, dice Camacho.

El sorteo de este año cuenta con el mismo plan de premios y precio de que en las dos ediciones pasadas. El premio mayor será de ¢1.600 millones por entero y ¢40 millones por fracción; el segundo premio será de ¢160 millones por entero y el tercero de ¢80 millones.

La presidenta de la Junta de Protección Social (JPS), Esmeralda Britton, explicó que se decidió mantener el plan de premios y precios de los últimos dos años debido a la situación económica que enfrenta el país.

“En este momento el país enfrenta una situación económica un poco compleja, y hacer el premio más grande implicaría que el precio de la lotería subiría, lo que queremos es que se coloque el 100%; además ¢1.600 millones no deja de ser un monto muy atractivo, cualquiera que se lo gane va a estar muy feliz”, aseguró.

Además, indicó que factores como la huelga, la reforma fiscal, el aumento del dólar y el cambio de fecha de los pagos de aguinaldo en el sector público afectaron las ventas de la lotería del Gordo.

Al corte de la venta de lotería del miércoles 12 de diciembre, habían 324.950,75 enteros en manos de vendedores, lo que corresponde a un 81% del total de las emisiones. La Junta espera que el porcentaje de emisiones que no se venderán no supere el 10%.

Los vendedores podrán devolver lotería hasta el domingo, entre 2:30 p. m. y 3:30 p. m.

Recuerde que el precio de cada entero es de ¢80.000 y cada fracción tiene un costo de ¢2.000.