Víctor Hugo Murillo S.. 10 marzo, 2018
La cruz del parque del Viento se ilumina cada noche de la semana con un color diferente. La iluminación de este parque tuvo un costo de C9 millones. Leonardo Borges/cortesía para LN
La cruz del parque del Viento se ilumina cada noche de la semana con un color diferente. La iluminación de este parque tuvo un costo de C9 millones. Leonardo Borges/cortesía para LN

Diecisiete lámparas, alimentadas por igual cantidad de paneles solares, proveen iluminación al parque del Viento, en Tilarán, Guanacaste, desde el el viernes, con lo cual la Municipalidad pretende embellecer ese sitio de recreación.

Los trabajos, con un costo de C9 millones, se financiaron con recursos provenientes del impuesto de salida del país que ingresaron a las arcas del Gobierno local, informó el alcalde Juan Pablo Barquero.

Previo a la iluminación, se hicieron ajustes en la instalación eléctrica. Leonardo Borges/cortesía para LN
Previo a la iluminación, se hicieron ajustes en la instalación eléctrica. Leonardo Borges/cortesía para LN

En el parque, que se inauguró el 21 de julio del 2017, se instalaron también dos faros que iluminan una cruz (rememora la llegada a Tilarán de una misión evangelizadora en los años 40 del siglo anterior) con siete colores diferentes, uno para cada día de la semana.

Las lámparas son de tecnología led y se escogieron tonos que no sean excesivamente brillantes y permitan a los visitantes observar el cielo sin ningún problema, explicó Barquero.

Además, hay un sistema de vigilancia con cámaras que se opera desde la sede de la Fuerza Pública de la ciudad con el fin de evitar actos vandálicos. El conjunto incluye parlantes para difundir música o avisos y una alarma con luz rotativa.

La iluminación también cubre el estacionamiento y la acera (poco más de 100 metros) de acceso al parque.

El estacionamieto y la acera de acceso al parque del Viento también cuentan con luz. Leonardo Borges/cortesía para LN
El estacionamieto y la acera de acceso al parque del Viento también cuentan con luz. Leonardo Borges/cortesía para LN

Los trabajos estuvieron a cargo de las empresas Grupo Solaris y Led Verde Costa Rica.

El parque del Viento se construyó en un terreno de 3,2 hectáreas donado por la familia Esquivel-Tovar en el 2015 para que se dedicara exclusivamente a la recreación.

Se yergue en la cima del cerro Tovar, sitio al suroeste de Tilarán y desde el cual se puede apreciar esta,además de los volcanes Rincón de la Vieja, Miravalles y Tenorio,y la ciudad de Cañas.