Irene Vizcaíno.   18 septiembre
Aunque no son tan frecuentes o graves como conducir a alta velocidad o no llevar dispositivos de seguridad, también hechos como llevar la placa en un lugar que no corresponde o estacionar en espacios preferenciales son sancionados. Fotos de Jorge Castillo.

Los vendedores de huevos que con frecuencia pasan los domingos muy temprano por los barrios y despiertan a los vecinos con sus ofertas por perifoneo se exponen a una multa de tránsito de ¢22.860.

Ellos, lo mismo que los que recogen chatarra o cualquier otro vendedor que pasa “fuera de horario” y hace mucho ruido, podrían incurrir en las conductas “poco habituales” de las que advierte la Policía de Tránsito.

También están incluidas en esa lista sonar la bocina frente a escuelas u hospitales y circular en bicicleta por las aceras. Igualmente se arriesgan a ser multados los conductores de vehículos que no son grúas pero remolcan a otros.

Por estas acciones se han elaborado 1.431 multas en lo que va del año.

Entre los castigados están cinco conductores que anunciaban productos o servicios con parlantes antes de las 7 a. m. o después de las 7 p. m., como suelen hacer los vendedores de huevos. Once más recibieron las sanciones porque incurrieron en esa conducta frente a centros educativos o de salud.

Los datos surgen de una revisión de estos hechos no tan frecuentes realizado a solicitud del director de la Policía de Tránsito, German Marín, y dado a conocer este miércoles en un comunicado.

La intención es alertar a las personas de que aunque no son hechos no tan comunes o graves como circular a alta velocidad, también son sancionables por parte de los oficiales.

Así por ejemplo, 39 choferes recibieron la multa por remolcar un vehículo, y 12 por chocar contra una propiedad, que también se considera accidente de tránsito.

Por llevar la placa del automotor en un sitio que no corresponde se han elaborado 370 partes.

“El problema con muchas conductas, es que las personas no conocen la Ley de Tránsito, algo que no se puede justificar. El infractor muchas veces desconoce que está cometiendo una falta, como es el caso de los 34 sancionados por bajar la velocidad para observar un accidente, pero también es grave que el ciudadano común, sea o no conductor, no conozca la Ley, porque de esa forma, se le pueden violentar sus derechos como peatón, pasajero o ciclista y no se da cuenta”, advirtió Marín.

En el recuento realizado, aparecen 171 choferes que se detuvieron sobre el señalamiento horizontal (pintado en la calle), e impidieron el paso de los peatones, o 267 que no priorizaron precisamente a los transeúntes.

La Policía de Tránsito también recordó obligaciones de los ciclistas. Prueba de ello es que a dos personas que enseñaban a conducir bicicleta en zonas de 40 km/hora fueron sancionadas, así como 12 ciclistas que iban por la acera.

Los patineteros tampoco se escapan, pues hubo 32 sancionados por usar su patineta en la calle y no en los parques o pistas para ese fin.

Evadir el pago de un peaje les pasó factura a 221 choferes y 214 por usar espacios de parqueo para personas con discapacidad.