Ángela Ávalos. 10 enero
En el país hay 620 centros de cuido infantil que atienden una población de casi 3.000 menores de edad en condición de pobreza. Foto: Marcela Bertozzi
En el país hay 620 centros de cuido infantil que atienden una población de casi 3.000 menores de edad en condición de pobreza. Foto: Marcela Bertozzi

El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) comenzó a transferir este jueves los dineros atrasados desde diciembre a los centros de cuido infantil, un día antes de la fecha prometida.

Rodrigo Araya, de la Unión Nacional de Redes de Cuido y Desarrollo Infantil de Costa Rica (Unared), confirmó la tarde de este jueves que ya recibió los primeros informes de depósitos en diferentes partes del país.

Estas transferencias se realizan pocas horas después de que representantes de esa red se reunieran con el nuevo presidente ejecutivo del IMAS, Juan Luis Bermúdez, quien también es ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social.

Bermúdez sustituyó a María Fullmen Salazar, quien dirigió el IMAS hasta el pasado 8 de enero. El nuevo jerarca se comprometió a fortalecer estos programas asistenciales.

A esta red de cuido infantil se le adeudan más de ¢1.000 millones correspondientes a diciembre.

Hasta el miércoles, 2.500 niños de 70 centros estaban sin servicio de alimentación y cuido por la falta de fondos de estos lugares para operar.

En total, hay más de 600 centros de este tipo a los que acuden casi 30.000 menores de edad en condición de pobreza extrema.

La institución confirmó en un comunicado de prensa el traslado de ¢6.076 millones, dinero con el cual se pudo cancelar lo adeudado tanto para el programa Avancemos (¢6.000 millones), que ayuda con becas a casi 200.000 estudiantes de colegio, como para la red de cuido.

Además de la red de cuido, en la última semana trascendió que el gobierno adeuda más de ¢10.000 millones a las 3.000 asociaciones de desarrollo integral de todo el país.

Esos dineros provienen del 2% del impuesto sobre la renta.

A inicios de esta semana, Tesorería Nacional, por medio del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam), depositó ¢450 millones de la ley de cigarrillos a 150 centros diurnos y hogares de ancianos.