Juan Fernando Lara.   5 septiembre
Desde hace una semana, un grupo que dice ser de conductores de UBER se encuentra en las afueras de Casa Presidencial desde donde pidieron al Gobierno permitirles laborar. En la imagen aparecen Rafael Castillo, Marvin Castro, y María Solórzano. Foto Alonso Tenorio

Bajo el lema “nuestro viaje continúa”, la compañía Uber confirmó la continuidad de su servicio de transporte irregular en el país y pidió al Gobierno participar en la discusión tendiente a modernizar la legislación de traslado de pasajeros tal y como lo impulsa el Ejecutivo.

La empresa confirmó en un mensaje electrónico a sus usuarios registrados que opera con normalidad e incluso llamaron a estos a manifestarse a favor de la compañía.

“Tu voz es muy importante y tenés muchas formas de apoyar a la libre movilidad: con tu familia, tus amigos, en cada viaje y en tus redes sociales. Te recordamos que podés seguir moviéndote de forma cómoda y segura por la ciudad”, instó la empresa en su mensaje dirigido a sus usuarios.

La postura de la compañía llegó al final de la tarde de este martes poco después de que el Gobierno la instara a retirarse de Costa Rica en un gesto dirigido al sector de taxistas formales, quienes amenazaron con bloquear vías este miércoles si el Gobierno no se refería al tema.

El mensaje del Ejecutivo costarricense encendió diversidad de reacciones en su contra desde redes sociales donde se percibe contradictorio el accionar del Gobierno, luego que el propio presidente Carlos Alvarado prometiera en campaña electoral que esa plataforma colaborativa debía ser regulada y, para ello, apostaba por una legislación consensuada.

Específicamente, el Consejo de Gobierno acordó este martes: “Instar una vez más a la empresa Uber y a otras empresas que operan plataformas tecnológicas en prestación del servicio de transporte público de personas, abandonar su operación hasta tanto no se defina la revisión y / o modernización del marco legal existente del transporte remunerado de personas”.

“Los servicios de transporte en todas sus modalidades son una fuente de empleo y significan una solución socioeconómica para miles de familias. Conscientes de esto y de que las nuevas tecnologías plantean retos a los gobiernos, es que buscamos una solución integral que permita resolver la situación de los taxistas de forma innovadora en beneficio de los usuarios”, señaló por su parte el ministro de Transportes, Rodolfo Méndez Mata.

Andrés Echandi, gerente de Uber para Centroamérica, insistió en presentar a su compañía como una fuente de ingreso para las familias de sus colaboradores, “que han encontrado en Uber una opción para hacerle frente al costo de la vida”.

Para Echandi, estas personas no pueden dejar de generar ingresos en espera de que se emita una regulación.

“Hemos mostrado al gobierno nuestra voluntad de participar en las discusiones alrededor de una regulación moderna y diferenciada. Invitamos al gobierno a escuchar a los diferentes actores, ya que sabemos que es posible encontrar un esquema de regulación innovador e inclusivo”, aseguró el vocero.

Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, consideró una contradicción el mensaje del Gobierno a Uber al considerar que, según Gamboa, va contra la generación de empleo directo e indirecto “que con tantísima urgencia ocupa Costa Rica, cuando tenemos un grave problema de desempleo”, expresó en un comunicado.

Para el industrial, la postura oficial también es contraria a la innovación tecnológica.

“Si el Gobierno considera que es importante impulsar una regulación balanceada sobre el tema, pues que la misma sea discutida con todos los actores y luego impulsada, pero definitivamente mientras tanto no podemos dejar costarricenses sin una opción para generar ingresos”, concluyó.