Adolescentes arrancaron pico a tucán a pedradas; ahora está en Zoo Ave

Por: Ángela Ávalos 14 abril, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Un grupo de adolescentes se encargó de arrancar gran parte del pico a un hermoso tucán a punta de pedradas.

Esta amputación, producto de un maltrato sin sentido, dejará a esta ave confinada a las rejas de un zoológico porque ya no podrá volver más al bosque.

Este tucán es una de las tres aves víctimas de maltrato que han ingresado en las últimas semanas al Zoo Ave, en La Garita de Alajuela.

Hay dos lapas que rescataron de la zona sur. Son lapas rojas. A ellas, sus antiguos dueños las sometieron a varios años de maltrato físico y mala alimentación.

Como consecuencia, perdieron el 60% de sus plumas, lo que también las sentencia a pasar el resto de su vida en una jaula. No pueden volar más.

“Tenemos reportado que este tucán fue víctima de varias pedradas de adolescentes. Esto provocó la pérdida de la mayor parte de su pico. Ahora, se le tiene que brindar una alimentación adecuada pues perdió parte de su capacidad para alimentarse”, explicó Sergio González, vocero de Rescate Animal Zoo Ave, en un comunicado.

No son los únicos. Según la Fundación Restauración de la Naturaleza Zoo Ave, cada año se reciben 1.300 animales, de los cuales el 40% ha sido víctima de algún tipo de maltrato por parte de personas.

El tucán y las dos lapas de estas últimas semanas, son solo tres casos más que reflejan la violencia contra los animales.

“Además de que le quitaron a un animal su libertad, lo maltratan. Las personas que conozcan casos así deben denunciarlo a las autoridades”, agregó Sergio González.

En estos momentos, tanto el tucán como las lapas no están para exhibición del público que visita el Zoo Ave, en Dulce Nombre de La Garita.

La medida se tomó pues hay evidencia de que pudieron ser víctimas de una fuerte agresión física y no quieren someterlos a más estrés del que ya han vivido.

En este zoológico, se les dará los mejores cuidados posibles para que recuperen parte de la salud perdida.

Sin embargo, es un hecho que ninguno de los tres podrá ser devuelto a la naturaleza dada la incapacidad física que les quedó tras la agresión.