Servicios

Sargazo no deja de incomodar a pobladores de Caribe sur

Gran cantidad de algas se acumulan en la arena y los malos olores molestan. Mantos intimidan a turistas, dice comerciante

El sargazo sigue dando trabajo a los habitantes del Caribe sur, luego de una segunda ola confirmada a mediados de abril por el Laboratorio de Recursos Naturales y Vida Silvestre de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional (ECB-UNA).

Desde Cahuita hasta Manzanillo, en Talamanca de Limón, se ven las algas secándose en la arena, sea porque la sacó el mismo mar o porque lo hicieron los lugareños en paladas.

“Cuando terminó la Semana Santa, la playa amaneció cubierta de algas. Preocupó porque los turistas no ingresaban al mar por temor”, contó Magaly Ardaña, una comerciante de Puerto Viejo, en Talamanca.

Informaciones como esta, de una nueva oleada, rápidamente se extienden en el WhatsApp que comparten comerciantes y vecinos.

La llegada de este manto de algas se convirtió en noticia desde inicios de marzo cuando se alertó de los posibles efectos en pesca, turismo y ambiente. Desde entonces, el tema no ha dejado de quitar el sueño a los habitantes, pues no se tienen claras sus consecuencias.

El sargazo es un tipo de alga marina que crece en la superficie del océano y flota en grandes masas. Según literatura científica, da refugio y alimento a especies migratorias y es hábitat esencial para más de 100 especies de peces y otras 120 de invertebrados. Sin embargo, cuando se pudre en las costas deja desprende malos olores.

Marcelo Quizarra es un español que lleva siete años en el Caribe sur, se dedica al alquiler de botes y bicicletas.Según dice, salió mucho sargazo desde hace tres semanas.

“Hablan de que es dañino, pero no creo. Prefiero no hablar del tema pues eso afectará los negocios”, manifestó.

Eso sí, reconoce, que hace dos semanas el olor era muy fuerte, “como algo muerto”.

“Según compañeros que utilizan equipo de buceo, vieron 100 metros mar adentro algas flotando, así como en el fondo, mucho sargazo que estará saliendo día a día”, añadió.

Desde tomas aéreas se observa cómo entre el coral se esconde importante cantidad de alga, que poco a poco sale a flote.

Los pescadores, entretando, salen en busca de producto y lo consiguen, aunque se enfrentan a un fuerte olor.

“No sabemos si es dañino para salud, pero se le dice a los bañistas que no ingresen a este punto, no porque sea malo, más bien porque el punto es donde los pescadores dejan los desechos y mejor evitamos”, comentó Magaly Ardaña.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.