Juan Fernando Lara.   22 febrero
Imagen de archivo de agosto del 2008 en la Dirección de Proveeduría del ICE en la recepción de ofertas para una licitación de líneas celulares en red 3G. En la imagen los funcionarios Olga Ramírez, Asdrúbal Brenes y Rónald Rivera sellan la única oferta presentada por la empresa china Huawei Technologies. Archivo: La Nacion

En vez de cobrar una multa por incumplimiento de contrato, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) decidió recibir de la empresa china Huawei equipos que además le permitieron convertirse en proveedor para un nuevo negocio.

De esta forma, la compañía pasó de incumplir contratos en telefonía móvil a hacerse cargo de otro plan de Internet fija que, pareciera, pudo salir más caro para el Instituto porque existía una oferta más ahorrativa, la cual quedó sin considerar.

Estos son hechos sobre los cuales el Consejo de Gobierno pidió “un informe amplio” a la jerarca del ICE, Irene Cañas, según el oficio SCG-077-2019 del 31 de enero pasado.

“Este es uno de los temas heredados. Hace unos días, el equipo técnico de Telecomunicaciones sometió a revisión el informe previsto a Consejo de Gobierno y mis asesores en telecomunicaciones me recomiendan aportar más información de la prevista por lo cual solicité una ampliación de plazo” informó Cañas ante consultas de La Nación.

La jerarca calcula entregar el informe al Consejo de Gobierno a finales de mes.

Los hechos en revisión se remontan a 2009 cuando el ICE adjudicó a Huawei un proyecto por $235 millones mediante el cual le arrendó por cinco años un sistema de telefonía móvil basado en la red 3G; conforme el contrato para la licitación pública 2008000051PROV.

No obstante, las cosas no salieron según lo previsto.

Siete años más tarde, el Instituto le abrió a la firma china un procedimiento sumario para cobrarle $6,7 millones de multa por incumplimientos contractuales entre el 2011 y el 2014, como quedó consignado en el oficio 5225-1031-2016 del 22 de noviembre del 2016.

Huawei aceptó la multa pero sin traducirla en un desembolso económico.

En su lugar, la compañía le propuso al ICE una dación: entregar un bien o servicio a cambio de saldar una deuda.

El ICE aceptó la oferta a siete meses de formulada y con el aval de Jaime Palermo Quesada, gerente corporativo de Telecomunicaciones. Así lo evidencia el oficio 6000-1513-2017 del 9 de noviembre del 2017 con la firma del funcionario hoy, además, gerente general interino del Grupo ICE.

De esta forma, Huawei convenció al ICE de recibirle equipos para Internet fijo valorados por peritos del Instituto en $5,2 millones y servicios por la suma $1,5 millones, precisan documentos en poder de este diario.

Aparte de honrar sus faltas en telefonía móvil, esto le abrió la puerta a Huawei para seguir haciendo negocios al incursionar así y de forma ventajosa en la red de transporte de Internet fijo del ICE.

Un año antes de ese arreglo, en el 2016, el Instituto inició el proyecto Modernización del Anillo IP (MAIP) para tejer una red de Internet fijo basado en fibra óptica. MAIP se concibió para realizarse en varias etapas hasta abarcar todo Costa Rica.

Sin embargo, con la dación de Huawei, el ICE empezó a tejer otra red de transporte de Internet paralela que recibió el nombre oficial de “Evolución de la Red de Transporte” (ERT). Mientras tanto, el avance de MAIP se detuvo.

Una mejor oferta

En marzo del 2018, a cuatro meses del visto bueno de Palermo a la dación de Huawei, se conoció un estudio de rentabilidad financiera del ICE que reveló que las condiciones de Huawei como proveedor de soluciones en Internet fijo pudieron haber sido las menos convenientes.

La empresa china ofreció hacer el trabajo en la ERT por la suma de $8,3 millones más un cobro adicional de $480.000 por costos de soporte a partir del año 2019.

Según ese estudio de rentabilidad financiera, esa oferta presentaba “el riesgo general más alto" entre cinco ofertas evaluadas conforme aspectos como capacitación, recursos para fibra óptica, manejo de averías, aprovisionamiento de equipos y gestión; entre otros.

Sin embargo, hubo una sexta oferta adicional que, por razones que permanecen en el misterio, nunca se consideró aunque era conocida incluso antes del acuerdo por la dación.

Era una cotización de la firma estadounidense Cisco por $7,99 millones con un voucher o cupón de descuento por $1 millón. Supuestamente, la oferta había sido recibida desde el 7 de julio del 2017 en la Dirección de Desarrollo de Plataformas y Habilitación de Servicios del ICE.

Que esa oferta de Cisco no se considerada en el estudio de rentabilidad financiera y fuera más barata que de Huawei hoy centra una investigación interna en el ICE; confirmó este diario.

Se consultó a Cañas porqué no se incluyó la oferta de Cisco y porqué el ICE aceptó una dación de un proveedor que terminó atendiendo Internet fijo luego de incurrir en suficientes faltas como para abrirle un procedimiento sumario por pifias en telefonía móvil.

“En este momento no tengo el informe en mi correo electrónico y no estoy en condición de pronunciarme”, declaró Cañas.

Sobre estos hechos y los criterios para elegir a Huawei como proveedor de servicios y equipos de Internet fijo, la Asociación Nacional de Técnicos y Trabajadores de la Energía y las Comunicaciones (Anttec) había solicitado información a la Gerencia Corporativa de Telecomunicaciones, a cargo de Palermo.

Fue la Sala Constitucional, mediante el voto 20190000728, del 18 de enero pasado, la que ordenó entregarla.

Sergio Olivares, presidente de Anttec, afirmó que en otro caso similar,el funcionario también les había negado acceso a ese tipo de documentos.

Incluso, recalcó, en mayo de 2016, hubo una declaratoria de confidencialidad para toda la información del proyecto denominado RANGE II (Red de Acceso de Nueva Generación).

Huawei participa en la iniciativa RANGE II centrado en proveer Internet de fibra óptica, así como en la migración de redes fijas de telefonía a base de línea de cobre hacia fibra óptica.

La declaratoria de confidencialidad sobre RANGE II consta en el oficio 6000-1119-2016 que también firma Jaime Palermo Quesada.