Hubo representaciones en las calles y lectura de la Pasión del Señor en todos los templos del país

 13 abril, 2014
Con vítores y alabanzas, jóvenes de Cuatro Reinas de Tibás representaron la entrada de Jesús a Jerusalén, el Domingo de Ramos, primer día de la Semana Santa.
Con vítores y alabanzas, jóvenes de Cuatro Reinas de Tibás representaron la entrada de Jesús a Jerusalén, el Domingo de Ramos, primer día de la Semana Santa.

Cientos de fieles católicos personificaron este domingo al pueblo de Jerusalén que recibió a Jesús montado en un burro y lo aclamó como rey. Con esta procesión de palmas se inició la Semana Santa.

En San Joaquín de Flores, Heredia, la procesión del Domingo de Ramos se realizó a lo largo de unos dos kilómetros, entre la iglesia de San Lorenzo de Flores y la de San Joaquín.

"Todos los años viene mucha gente. Esta es una de las procesiones más bonitas del país y por eso hay que venir", dijo Beatriz Villegas, vecina de San Lorenzo.

Ella caminó sola, al igual que muchos de los que decidieron hacerlo para cumplir con sus promesas religiosas.

Procesiones similares se llevaron a cabo en otras localidades de Heredia, como San Antonio de Belén, Santa Cecilia y San Francisco.

"Me motiva creer que la tradición no se termina, es algo lindo, algo precioso. Vengo con hijos, nietos y bisnietos. Desde que tengo uso de razón, asisto", dijo Idalí Sánchez, de 67 años, vecina de San Francisco de Heredia.

La procesión en San Francisco salió a las 10 a. m. de la iglesia de piedra y llegó hasta la parroquia la Inmaculada de Heredia. Luego tuvo lugar la eucaristía.

El obispo de Cartago, Francisco Ulloa, encabezó la celebración del Domingo de Ramos en esa ciudad.
El obispo de Cartago, Francisco Ulloa, encabezó la celebración del Domingo de Ramos en esa ciudad.

En Cuatro Reinas de Tibás, la procesión salió a las 9:30 a. m. y se inició a un kilómetro del templo. En ella, jóvenes interpretaron a personajes bíblicos y una cimarrona acompañó cantos festivos.

En Cartago, la procesión con la imagen de Jesús de Nazareth montado en un burrito salió de San Blas, recorrió varias calles de barrio los Ángeles y llegó hasta la Basílica a eso de las 10:45 a. m.

Monaguillos y jóvenes que representaban a los apóstoles fueron acompañados por el obispo de la diócesis de Cartago, José Francisco Ulloa Rojas y el cura párroco de la Basílica de los Ángeles, Francisco Arias, entre otros.

La orquesta filarmónica de Juan Viñas estuvo a cargo de la música.

Cada feligrés portaba una palma bendita y luego ingresaron a la Basílica de los Ángeles para la eucaristía de las 11 a. m.

Colaboró el periodista, Hugo Solano.