Juan Fernando Lara. 10 octubre
Un pequeño grupo de empleados del ICE se manifestó, a las 7:10 a.m. del pasado 10 de setiembre frente a la sede del Instituto frente al Parque Metropolitano La Sabana. Foto: Rafael Pacheco
Un pequeño grupo de empleados del ICE se manifestó, a las 7:10 a.m. del pasado 10 de setiembre frente a la sede del Instituto frente al Parque Metropolitano La Sabana. Foto: Rafael Pacheco

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) anunció este miércoles que sus trabajadores en huelga regresarán a labores este jueves, luego de que las organizaciones gremiales en el llamado Frente Interno de los Trabajadores (FIT) del Instituto y la Administración llegaron a un acuerdo para suspender la protesta.

La obtención del acuerdo sobrevino apenas dos días después de que el Juzgado de Trabajo de San José declaró ilegal la huelga en esa entidad.

El juez de Trabajo, Yadir Jiménez, del Primer Circuito Judicial de San José, resolvió que, en el caso del ICE, faltó constancia de que los sindicatos intentaran llegar a una conciliación previa a la convocatoria de huelga, “además que el sector de electricidad y telefonía es un servicio público esencial, por lo que encaja dentro de la prohibición del derecho de huelga, toda vez que no se puede privar a la población costarricense de tales derechos".

El juez mencionó, por ejemplo, que el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha concluido que la electricidad es un servicio público esencial, por lo cual aquellas personas cuya labor es brindarle electricidad a la población no pueden sumarse a paros de labores.

La decisión en el ICE trascendió poco después de un acuerdo similar en la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

Irene Cañas, jerarca del ICE, explicó que participaron en la huelga alrededor de 14% de los 16.000 trabajadores en planilla del ICE, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Radiográfica Costarricense (RACSA); unos 2.250 trabajadores.

En el acuerdo del ICE, suscrito este miércoles, la Administración se compromete a que no existirán actos de discriminación, amenaza o intimidación, en contra de quienes participaron de manera pacífica del movimiento huelguístico.

Sin embargo, el ICE también aclaró que cuando quede en firme las sentencias sobre la calificación de la huelga –solicitadas por el ICE, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Radiográfica Costarricense (RACSA)– la Administración procederá según disponga el ordenamiento jurídico en referencia a un posible rebajo salarial o reposición de jornadas, por los días de ausentismo de quienes participaron en esa medida de presión contra la reforma fiscal.

Por parte de los trabajadores, estos se comprometen a reintegrarse de inmediato a sus labores.

“Una enseñanza positiva de esto es que siempre estuvimos en estrecha y cordial comunicación con los líderes de las organizaciones solicitando que volvieran. Incluso logramos este acuerdo en una atmósfera de respeto y tranquilidad y con la meta de pasar la página. Fue una experiencia dura y muy prolongada con mucho desgaste pero hemos logrado seguir”, explicó Cañas.