Juan Fernando Lara.   26 agosto
Vista de las casetas de cobro de peaje sobre la autopista General Cañas que administra desde julio el fideicomiso Ruta Uno. / Fotografía Fideicomiso Ruta Uno.

Los conductores que viajen a Alajuela por la autopista General Cañas se toparán con el cobro de peaje las 24 horas durante esta semana, es decir no habrá suspensión en las franjas de 7 a. m. a 9 a. m. y de 4 p. m. a 7 p. m..

La medida se aplica como un plan piloto del fideicomiso Ruta Uno del Banco de Costa Rica, que administra el proyecto de ampliación de la vía San José-San Ramón, para medir el aumento en la recaudación.

María José Alvarado Aguilar Aguilar, vocera del fideicomiso, explicó que solo permitirían el libre paso solo cuando se genere una congestión de al menos 900 metros, lo cual sería aproximadamente la distancia entre las casetas del peaje y las instalaciones de Cervecería Costa Rica.

El fideicomiso asumió la administración de ese peaje y en Naranjo sobre autopista Bernardo Soto en julio anterior.

La vocera explicó que la semana pasada se suspendió el horario de paso libre de 7 a.m. y 9 a.m. para medir cambios en la dinámica de cobro. Según Alvarado Aguilar, ese cambio elevó la recaudación de ¢2,2 millones diarios a ¢2,6 millones (18% más) y sin afectar el paso vehicular.

Alvarado Aguilar explicó que la eliminación del horario de paso libre matutino elevaría el ingreso anual promedio por ambos peajes de ¢1.626 millones a ¢1.722 millones (6% más).

“Quienes más se benefician con los mejoramientos en la operación de los peajes son los mismos usuarios, pues es con la tarifa de peaje con la que se financia la ampliación de la carretera San José - San Ramón”, añadió Alvarado Aguilar.

La intención del fideicomiso es volver más eficiente la gestión del cobro sin afectar al usuario y elevando la recaudación.

En ese sentido, citó que el peaje de Naranjo aporta un promedio mensual de ¢66,8 millones y el peaje de la General Cañas ¢68,6 millones. No obstante, por el peaje de Naranjo pasan a diario unos 11.000 vehículos mientras que por la segunda alrededor de 45.000.

Esas cifras, aseguró Alvarado Aguilar, reflejan que el fideicomiso deja de cobrar a más del 50% de usuarios del peaje la General Cañas debido a la flexibilidad horaria, ahora bajo revisión.

La medida llega apenas dos días después de conocerse que el fideicomiso pedirá un alza en el cobro de ambos.

Si se aprobara el pedido, esto elevaría a ¢600 el gasto para un viaje ida y vuelta entre San José y San Ramón de Alajuela. Esa cifra resultaría de pasar el peaje del aeropuerto Juan Santamaría de ¢75 hoy, a por lo menos ¢200 y el de Naranjo de ¢150 a ¢400.

Solicitud de ajuste

Esta semana la administración del fideicomiso se reunirá con personal de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para familiarizarse con todos los requisitos necesarios para presentar un ajuste de precios en ambos peajes.

La idea es aclarar dudas antes de presentar la justificación ante la Aresep sobre el cambio de cobranza.

Como la Aresep legalmente no regula al fideicomiso, Alvarado Aguilar añadió que la idea es que el análisis de precios se entregue al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT)y al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) los que, en calidad de fideicomitentes sí pueden hacer la gestión ante Aresep.

Fideicomiso Ruta Uno asegura que ese ajuste financiaría obras preliminares a la ampliación de la vía de 60 kilómetros que agilizaría el tráfico entre la capital y San Ramón. Específicamente, para compra de terrenos, traslado de familias y relocalización de servicios públicos.

Esta previsión es parte del análisis a remitirse a la Aresep, según manifestó la ingeniera Hadda Muñoz, encargada del fideicomiso, durante la primera rendición de cuentas realizada en la Escuela Presbítero Manuel Bernardo Gómez de Palmares, Alajuela.

Muñoz manifestó que el fideicomiso aspira a introducir el cobro automático en ambos peajes en marzo del 2020, luego de una serie de mejoras estructurales y de equipo en las estaciones de cobranza por una suma de $3,5 millones entre ambas.

Este sistema ayudará a reducir las congestiones por el tiempo de cobro en forma manual. Además, se pretende acortar los lapsos cuando se suspende el cobro de peajes en Río Segundo lo cual, según la ingeniera, provoca una importante afectación en los ingresos para obras.