Juan Diego Córdoba González.   2 abril
Oficinas regionales de atención de denuncias permanecen abiertas, según informó el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). Fotografía: Jeffrey Zamora.

Dada la urgencia sanitaria que atraviesa el país por la propagación del nuevo coronavirus, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) anunció que apercibirá a los padres de niños y adolescentes que anden por las calles, en casas de vecinos o amigos, en incumplimiento de las medidas ordenadas por el Ministerio de Salud.

En aquellos casos graves donde la salud del menor está en constante exposición por la irresponsabilidad de sus padres o tutores, el Patronato podría girar medidas de protección, como llevar al menor a uno de sus albergues.

Las personas podrían denunciar esos casos al 9-1-1-PANI.

Gladys Jiménez, presidente ejecutiva del Patronato y ministra de la Niñez y Adolescencia, afirmó que el llamado a los encargados es para que velen por la seguridad y salud de sus menores.

“Es una responsabilidad que tienen padres y madres, o de quienes ostentan la patria potestad. Si no se acatan las medidas que corresponden se puede hacer un apercibimiento del Patronato y si se incumple, pues tomar medidas de protección, pero el principal llamado que se hace, más allá de asustar, es a que cumplan su rol y brinden las medidas necesarias para sus hijos”, afirmó Jiménez.

La jerarca pidió a la ciudadanía denunciar aquellos casos serios donde los menores incumplan la medida sanitaria de confinamiento en sus hogares, debido a que su salud podría estar en riesgo.

Hasta el momento se han recibido menos de 10 denuncias por este tema.

“Recordemos que el sistema nacional de protección somos todos. La sociedad en general tiene que estar dispuesta no solo a denunciar, sino también a acompañar en los procesos. Si uno es vecino de una familia uno puede decir como vecino al padre o madre, sino nos atrevemos a hacer eso se puede llamar a consultar o a presentar la denuncia”, señaló la jerarca del Patronato.

Las consecuencias para los padres van desde un llamado de atención de la oficina local, o el dictado por escrito de una medida de protección, explicó Jiménez.

Violencia

Luego de varias semanas de aislamiento social, para evitar la propagación del nuevo coronavirus, la institución no reporta un incremento por casos de violencia o negligencia contra menores.

Se mantiene un promedio de 150 denuncias diarias. Las oficinas locales del Patronato permanecen abiertas, al ser un servicio esencial.

“El Patronato no tenía habilitado el programa hasta hace menos de 15 días. El Gobierno ha hecho un llamado a que las instituciones se acojan al teletrabajo, pero en el caso del PANI, que brinda un servicio esencial que es la garantía de niños y adolescentes, no podemos que todo el personal teletrabaje. Hoy 700 funcionarios están de teletrabajo, que son casi la mitad del personal, pero hay otros que definitivamente no pueden acogerse a este rol”, afirmó Jiménez.

Entre quienes no pueden acogerse a esta modalidad están los tutores, cuidadores y trabajadoras sociales, por ejemplo.

Cuido

El PANI tiene 46 albergues en todo el territorio, donde se ubican 450 niños protegidos.

De acuerdo con Jiménez, todos los albergues aplican todas las medidas de seguridad y protocolos de salud para evitar contagios de covid-19 entre los menores tutelados por la institución.

Entre las medidas aplicadas, están la suspensión de las visitas de familiares a niños que tenían esa posibilidad.

Todos los albergues tienen teléfonos celulares con conexión a Internet, para que esos niños y adolescentes se comuniquen por videollamada con sus familiares.