Juan Fernando Lara Salas.   14 noviembre, 2019
Vista de una sección de la propiedad localizada en Salitral de Desamparados donde se valora construir el condominio La Arboleda. /Fotografía Alonso Tenorio

Después de darle visto bueno en octubre pasado, la Municipalidad de Desamparados echó para atrás con los permisos para la construcción de 580 casas en condominio en la zona de amortiguamiento del área protegida Loma Salitral, en aquel cantón josefino.

La decisión de congelar la autorización la tomó el Concejo Municipal el 12 de noviembre ante la existencia de dudas sobre la conveniencia de proseguir con el desarrollo debido al posible impacto ambiental.

Además, prefieren esperar a que los tribunales contencioso administrativos resuelvan gestiones presentadas por organizaciones vecinales el año pasado, luego de que se diera la autorización inicial. El caso se tramita bajo el expediente 18-010811-1027-CA.

La moción aprobada para dejar en suspenso el proyecto, advertía que si el Tribunal Contencioso Administrativo resuelve que las obras se autorizaron dentro de zonas con limitaciones ambientales especiales, los permisos serían revertidos cuando ya la empresa constructora haya iniciado la intervención.

“Se causarían daños ambientales de muy difícil o imposible reparación. Lo mismo sucedería con la propia empresa, que ya habría hecho erogaciones importantes que difícilmente le serían reintegrados”, añadió la enmienda.

En razón de lo anterior, el Concejo consideró más conveniente “para la satisfacción del interés general, ser lo más prudente y razonable en este caso y decretar cautelarmente la suspensión de los efectos del acuerdo impugnado”.

La decisión de octubre del 2018 fue resultado de una votación dividida de seis votos contra cinco en una atmósfera de molestia comunal.

La empresa desarrolladora La Laguna, que impulsa el proyecto, aseguró en un comunicado del 4 de octubre pasado de que desde el 2016 completó los requisitos por parte de todas las instituciones competentes para la obra que.

Asimismo, señaló que el proyecto está en una propiedad privada ajena a Loma Salitral.

“Recientemente se ha evidenciado un aumento de interés en el tema por parte de diversos partidos políticos en la zona de Desamparados, quienes están utilizando la aprobación del permiso de construcción como estrategia política para cuestionar la labor de la administración municipal actual”, expresó el comunicado.

La moción del Concejo también afirma que existen documentos que, en su conjunto, advierten de la posibilidad real de un daño ambiental en la zona protegida.

En primer lugar, se cita una investigación que elaboró por cuenta propia Mónica Alfaro Rodríguez, egresada de la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica (UCR), según la cual la Loma Salitral aloja uno de los últimos remanentes de Bosque Húmedo Premontano del Valle Central.

Según la investigación de Alfaro, en esa área se reportan 187 especies de plantas, incluidas cinco endémicas de Costa Rica y 14 típicas del Valle Central; así como especies de mamíferos en peligro de extinción (dos de ellos, felinos).

La zona, reveló la investigadora citada por el Concejo, “es el hábitat idóneo para dos especies de aves amenazadas y dos en peligro de extinción, incluyendo el ave más amenazada del país, Melozone cabanisi” (rey de comemaíz o pinzón cafetalero).

Añade que allí viven más de 200 especies de mariposas nocturnas en terrenos donde nacen varios cuerpos de agua los cuales serían interceptados y eliminados debido a la construcción urbanística de la zona.

“Loma Salitral no es un ecosistema aislado, es un sitio de paso de especies de fauna y dispersión de semillas, constituyendo así un lugar con gran potencial para formalizar un corredor biológico entre los cerros de La Carpintera y los cerros de Escazú. Su aislamiento por la expansión urbanística puede llevar a la extinción local de especies y por ende a la pérdida de biodiversidad local y de zonas de las cuales sea un núcleo de biodiversidad”, advierte la investigadora.

Mapa de zonificación del Plan Regulador de Desamparados. En verde fosforescente la zona de amortiguamiento de la Loma Salitral.

Finalmente, el Concejo consideró para detener el inicio de obras el Oficio SRC-OSJ-197-09 del 28 de abril de 2009 del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) del Ministerio de Ambiente y Energía según el cual parte de la llamada Zona Especial de Protección Forestal Loma Salitral (según Decreto Ejecutivo Nº 25902- MIVAH-MP-MINAE) está dentro de la Loma Salitral, y la parte restante de esa Zona Especial está junto a los límites de esta y por tanto, dentro de su zona de amortiguamiento.

El artículo 5 del Decreto 25902-MIVAH-MP-MINAE, del 12 de febrero de 1997, delimita por el sector norte el área de amortiguamiento de la zona protegida de la Loma Salitral que es el sector donde se pretende levantar el complejo constructivo de la empresa La Laguna y donde expresamente ese decreto prohíbe obras.

Para la Municipalidad, estos datos dejan entrever la posibilidad real de que la construcción autorizada por este Concejo Municipal en el 2018 se encuentre, no solo dentro del área de amortiguamiento, sino dentro de la propia Loma Salitral.

“Si esto fuera así, las construcciones autorizadas dañarían severamente ecosistemas de alta fragilidad y de suma importancia para la salud ambiental de la zona, afectando especies amenazadas y en peligro de extinción, como se desprende del estudio biológico arriba señalado”, concluye el Concejo.

Proyecto de largo recorrido

La construcción de este complejo generó controversia desde el 6 de mayo del 2010, cuando el entonces ministro de Ambiente, Jorge Rodríguez Quirós, se avocó potestades de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) y le otorgó viabilidad ambiental al proyecto, según una publicación de El Financiero.

Esta resolución la declaró nula Setena en el 2011. Posteriormente, en el 2015, la construcción recibió la viabilidad ambiental, tras el rechazo de una apelación del Movimiento Salvemos La Loma de Salitral.

En el acta de la sesión municipal del 13 de febrero del 2017 solo se indica que el proyecto consta de 580 soluciones habitacionales. No obstante, los vecinos agregan que tal volumen de residencias se distribuye en 28 torres, dos de ellas de hasta cuatro pisos.