Daniela Cerdas E..   9 octubre, 2018
Más de la mitad de centros educativos están cerrados por la huelga, que comenzó el 10 de setiembre. Fotografía José Cordero

Al menos ¢90.000 millones en salarios pagados a maestros y otros funcionarios en huelga es lo que pretende recuperar el Ministerio de Educación Pública (MEP).

La cifra fue dada a conocer esta tarde por el titular de Educación, Édgar Mora, en la conferencia luego de la sesión de Consejo de Gobierno.

“La cifra no es trivial, la cifra de esta inversión mal gastada es de cerca de ¢90.000 millones o más. Es casi un cuarto de lo que el país espera recuperar con el plan fiscal, es una cifra muy alta que debe ser recuperada por el Estado a partir de las disposiciones que se tomen; lo que esta claro es que en el marco de ilegalidad de la huelga se procederá a producir los acuerdos necesarios para la recuperación de estos recursos”, dijo Mora.

El monto se da a conocer unas horas después de que el Juzgado de Trabajo de Goicoechea calificara de ilegal la huelga en el MEP, pues no se trató de un movimiento pacífico, según consideraciones del juez Francisco Quesada.

Según el ministro, procederán con el rebajo que corresponda porque no pueden renunciar a la aplicación de la ley, pues eso implicaría cubrir de “inmunidad e impunidad” los gastos realizados este mes en pagos a los trabajadores.

La huelga comenzó el 10 de setiembre y este lunes entró a su quinta semana. Desde entonces se han realizado dos pagos de salario. Cada día de huelga cuestan ¢3.000 millones en remuneraciones.

Según informes del MEP, un 52% de centros educativos han estado cerrados por el movimiento, mientras que en el 48% también ha habido algún nivel de afectación.

Como lo ha hecho desde el inicio de la protesta contra la reforma fiscal, el ministro llamó a los trabajadores y sobre todo a los docentes a volver a sus puestos de trabajo. Ahora lo hace, además, apegado a la declaratoria de ilegalidad de la huelga.

La resolución, sin embargo aún no está firme, pues los dirigentes sindicales adelantaron que presentarán un recurso de apelación. Por esa razón, el secretario general de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), Roblin Apu, señaló que aún no tienen por qué volver a las aulas.

Ante el mensaje de los sindicalistas, Mora apeló a la “inteligencia” y “voluntad de trabajo” de cada funcionario.

“Esperamos que cada uno reflexione con prudencia sobre la necesidad de incorporarse a trabajar (...) que esté en el lugar donde va a estar seguro con sus estudiantes en el aula, la cocina para las cocineras, las oficinas para los administrativos. El riesgo de no hacerlo es exponencial”, añadió.

Ver más!

El ministro dijo que no es cierto lo que ha circulado en redes sociales sobre las supuestas consecuencias a docentes por incorporarse a sus puestos de trabajo.

“La verdad sobre las consecuencias han sido claramente mencionadas y estipuladas por el MEP con absoluta sinceridad y apego a la legalidad, no es cierto que el que se incorpore de inmediato a su trabajo va a quedar fuera de un posible acuerdo, tampoco quedarán fuera de los beneficios que hemos mencionado. Nadie que se ha integrado ha tenido una consecuencia negativa, cualquier cosa que les digan al respecto es mentira. Ya es bueno que las personas tomen esta sentencia y se agarren a ella es vez de agarrase del WhatsApp y seguir expuestos a chismes y rumores ”, manifestó el jerarca.

Tiempo irrecuperable

El ministro hizo énfasis en que para los alumnos, las lecciones perdidas son irrecuperables, y reconoció que no habrá planes remediales que puedan cubrir el tiempo de aprendizaje.

“Esta huelga tendrá consecuencias en la formación de niños y muchachos que no fueron a la escuela y eso no es remediable, es responsabilidad de este movimiento de huelga. Es necesario entonces actuar de tal manera que podamos procurar una compensación a estos niños y jóvenes que no tienen si no una condición de víctima. ”, adelantó.

El jerarca, sin embargo, no profundizó en el mecanismo para compensar ese tiempo de aprendizaje y las notas para el tercer trimestre. Por supuesto, dijo que habrá ajustes en el calendario.

“Yo hago un llamado a maestros y profesores para que se presenten sin dilación a sus puestos de trabajo”, insistió.

Por el momento, los únicos ajustes conocidos fue el traslado de los exámenes de bachillerato para colegios técnicos. En el caso de los académicos, el inicio de las pruebas se mantiene para el 30 de octubre aunque con una disminución de contenidos, pues no se evaluarán aquellos que no se vieron en clase debido a la huelga.

Mora recriminó el hecho de que esperan desde hace varios días el acercamiento de los sindicatos para dialogar, pero no han llegado.

“Desde la semana pasada estamos esperando a los sindicatos firmantes de la convención colectiva; los convocamos el viernes pasado para hablar concretamente del tema de la huelga y la incidencia en los comedores y no se presentaron, hace días no tenemos noticias de ello. Es importante que ellos se presenten por responsabilidad de hacer un proceso de salida de esta huelga, a negociar con nosotros si lo consideran necesario. Independientemente de la negociación con los sindicatos, es ley de la República que solo por hecho de participar en la huelga no pesen sobre el trabajador represalias; también es ley de la República que sobre los salarios pagados pero no trabajados el Gobierno procure su recuperación. Ambas cosas no dependen de un acuerdo", dijo el funcionario.

Hasta ahora, sindicatos de salud, energía, municipalidades y otros ministerios llegaron a acuerdos con el Gobierno para deponer el movimiento. Del sector educación, solo el sindicato del Instituto Nacional de Aprendizaje volvió a labores.