Vanessa Loaiza N.. 12 julio, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Un grupo de manifestantes que se oponen a la explotación de oro en la mina Bellavista caminan desde ayer por la carretera a Caldera, que no es apta para peatones.

El grupo Caminantes por la Vida inició una caminata hacia la mina Bellavista, en Montes de Oro, Puntarenas, para pedir que se anule la concesión aurífera.

Aunque pudieron caminar por la Interamericana Norte, decidieron hacer el recorrido de 120 kilómetros por la ruta 27, pues también se oponen a la concesión de esta vía, en manos de Autopistas del Sol.

La carretera a Caldera es una ruta de tránsito rápido (80 kilómetros por hora) y no tiene espaldones para el paso de peatones.

David Rojas, uno de los voceros del grupo, dijo que conocían los riesgos de la ruta, pero que buscan hacer conciencia en el Gobierno y pedir que se renegocien “los peajes abusivos”.

Este grupo aprovechará también la caminata para pedirle al Congreso que apruebe la Ley de Territorios Costeros, que pretende darles título a quienes habitan en la zona marítimo-terrestre.

Ayer, el trayecto, de 18 kilómetros, se extendió desde el Estadio Nacional (en La Sabana) hasta Ciudad Colón, donde el grupo pernoctará.

Hoy saldrán hacia Balsa de Atenas y tienen previsto llegar a la mina el sábado 16 de julio.

Ayer, en un comunicado de prensa, la empresa minera B2Gold –concesionaria de Bellavista– dijo que asistirá a los caminantes que así lo deseen en el trayecto final de Miramar. La organización local Montes de Oro Sustentable también acompañará a los viajeros el sábado.