Keyna Calderón, corresponsal GN, Rafael Pacheco.   2 septiembre

Cientos de manos laboriosas soportaron el frío de la noche y la madrugada para cubrir el asfalto de la avenida central de Cartago con una extensa alfombra de aserrín y flores y otros materiales que engalanaron la procesión de la Virgen de los Ángeles, que este domingo regresa a la basílica.

Diecinueve parroquias de la provincia participan en la confección de este arte efímero que se extiende a lo largo de casi dos kilómetros entre la catedral de Santiago Apóstol (conocida como la iglesia de El Carmen) y la casa de La Negrita, patrona de Costa Rica.

Ver más!

También contribuyeron el Cuerpo de Bomberos de Cartago, Matrimonios en Victoria de la catedral y los efectivos de la Fuerza Pública de Cartago.

Los curiosos vieron en las alfombras imagénes de la Virgen, del Corazón de Jesús y diferentes figuras geométricas hechas con rosas, pomas, yerberas, claveles, aserrín, cal, broza de café teñida, helechos y hasta plástico reciclado.

Como ya es toda una tradición entre los fieles cartagineses, el primer domingo del mes de setiembre se vuelve una fiesta católica cuando la Negrita de los Ángeles regresa a su casa, en la basílica, después de haber estado desde el 3 de agosto en la catedral de Santiago Apóstol.

La mayoría del trabajo inició las confecciones desde las 9 p. m. del sábado y finalizó a primera hora de este domingo, a pesar del frío que impera en la región en horas de la madrugada.

Desde tempranas horas las calles se llenan de muchas personas que gustan de realizar todo el recorrido para observar los diseños que tienen dichas alfombras y que son muy admiradas no sólo por los vecinos de la provincia, si no que asisten personas que viven en otros lugares como San José, Heredia y Alajuela.

A las 9 a. m., se inició una misa que se extendió por casi dos horas y posteriormente se desplazó la imagen de la Virgen sobre la alfombra, acompañada por el personal del Cuerpo de Bomberos, oficiales del Servicio de Vigilancia Aérea, Policía Aeroportuaria de Costa Rica, hasta llegar a su casa.

Allí recibió una bienvenida de aplausos, una lluvia de papelitos de colores, bombetas y como novedad, una misa de recibimiento dentro del templo, en vez del templete, como ha sido en años anteriores.

El Cuerpo de Bomberos participa todos los años y arreglan su entrada y calle con la colaboración de sus miembros permanentes y voluntarios, además de familiares de ellos.

“A las 10 de la noche ya estábamos trabajando 30 personas y los materiales fueron donados por las diferentes personas de sectores como Llano Grande, Tejar y floristerías del centro de Cartago. Tenemos cuerina, aserrín, cascarilla, rosas, hortensias y otra variedad de flores, no invertimos nada económicamente, si no el tiempo de todos los compañeros y algunos de ellos debieron teñir el aserrín y realizar los diseños”, explicó René Araya de la Comisión de Bomberos Voluntarios de Cartago.

Su participación cumple este año 25 años consecutivos y cuya logística se inicia desde agosto.

William Rivera Mendoza, cura párroco de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, llegó con un grupo de vecinas de la comunidad a las 4:30 a. m. a dejarles gallo pinto con café y agua dulce a los encargados de las alfombras de esta comunidad.

“Esta comisión siempre está organizada durante el año porque siempre están activos y participaron 50 personas. Básicamente lo que se utilizó fue el aserrín, flores y virgencitas hechas de material reciclado y tintes que son un poco costosos porque son traídos de Guatemala", explicó el religioso.

En esa parroquia, el proceso arrancó hace seis meses con los diseños que este año fueron el Corazón de Jesús y la Virgen de Guadalupe.

"Calculamos que aproximadamente una alfombra de estas puede haber costado ¢2 millones. Esto lo hacemos con mucho amor y sentimos mucho orgullo que a las personas que vienen a ver el trabajo finalizado les guste y lo admiren; las bendiciones que ella nos da son demasiadas. En la comisión los encargados son 16 y también crean los diseños porque la virgencita nos va iluminando lo que debemos ir haciendo”, explicó.

La Comisión de Agricultores de Cartago es la encargada de organizar la distribución de las cuadras para las alfombras y cuando la actividad ha finalizado dan un reconocimiento a las tres primeras parroquias o grupos que han hecho los mejores trabajos.

Como ya es tradición entre los fieles cartagineses, el primer domingo de setiembre se vuelve una celebración cuando la imagen de la Negrita de los Ángeles se despide después de haber estado un mes en la catedral de Santiago Apóstol. La imagen vuelve a su morada pasando por casi dos kilómetros de alfombras confeccionadas con aserrín, broza, flores y otros insumos. Foto: Rafael Pacheco
Con líneas de aserrín o broza, los creadores de estas alfombras guían sus manos y ojos hasta conseguir el trazo del diseño. Foto: Rafael Pacheco
La Comisión de Agricultores de Cartago es la encargada de organizar la distribución de las cuadras para las alfombras y cuando la actividad ha finalizado dan un reconocimiento a las tres primeras parroquias o grupos que han hecho los mejores trabajos. Foto: Rafael Pacheco
Así lucía la mañana de este domingo la vía principal de la Vieja Metrópoli. Vistosas y coloridas alfombras silvestres adornan el asfalto por donde pasará la Virgen de los Ángeles en su regreso a la basílica, luego de permanecer un mes en la Catedral de Santiago Apóstol. Foto: Rafael Pacheco
Al concluir la pasada de la imagen, los asistentes acostumbran servirse del aserrín de colores que luego termina en los portales de Navidad de sus casas. El resto de materiales que nadie se lleve lo retira personal de la Municipalidad de Cartago con ayuda de escobones y un camión recolector. Foto: Rafael Pacheco
Diecinueve parroquias de Cartago participan en la confección de detalladas alfombras florales que engalanan La Pasada de la Virgen de los Ángeles de la catedral de Santiago Apóstol a la Basílica de los Ángeles. Fotos Keyna Calderón.
La Pasada de la Virgen de los Ángeles de la catedral de Santiago Apóstol a la basílica de los Ángeles convoca largas jornadas de detallada ornamentación y variados motivos. Fotos Keyna Calderón.
Todo el proceso dicta semanas de planeamiento y localizar suministros hasta las horas previas al traslado por tratarse de material perecedero por excelencia: plantas y flores. Fotos Keyna Calderón.
¿La base de todo? Voluntariado. Fotos Keyna Calderón.
El costo entre aserrín, flores y otros suministros ronda los ¢2 millones que cubre cada parroquia participante. Fotos Keyna Calderón.
En esta imagen se aprecia el trabajo de elaboración entre la noche de este sábado 1.° de setiembre a la madrugada y mañana del domingo 2 de setiembre. Fotos Keyna Calderón.
Esta es la materia prima de toda la ocasión. Fotos Keyna Calderón.
Rosas, pomas, yerberas, claveles, aserrín, cal, brosa de café teñida, helechos y hasta plástico reciclado se usaron en su fabricación, que arrancó desde antes de las 5 de la mañana, para dar realce al regreso de La Negrita a su casa. Foto: Rafael Pacheco
Todo el proceso laborioso de planificación y trabajo apunta a una actividad breve de menos de cinco horas. Foto: Rafael Pacheco
Sin embargo, el registro gráfico de los asistentes preserva cada edición para la memoria colectiva de Cartago y quienes participan de la tradición. Foto: Rafael Pacheco
En la era de la comunicación instantánea, las alfombras se cuelgan en diversas redes sociales también. Foto: Rafael Pacheco
Ajustes finales a parte del paseo floral. La colocación de las flores (el material decorativo más sensible a la temperatura) va de último. Foto: Rafael Pacheco
Antes de que el Sol encienda los colores de las alfombras, la labor es frenética para mantener la frescura de las flores y otros materiales expuestos a varias horas de calor. Foto: Rafael Pacheco
Incluso detalles como brindarle hidratación a las primeras alfombras colocadas es parte de los cuidados que las parroquias dan Foto: Rafael Pacheco