Juan Diego Córdoba.   22 marzo
El sacerdote Jorge Arturo Morales, camisa celeste, llegó al aeropuerto Tobías Bolaños poco antes del mediodía. Fue trasladado al I Circuito Judicial de San José. Fotos Melissa Fernández.

El cura Jorge Arturo Morales, sospechoso de los delitos de abuso sexual y tentativa de violación en perjuicio de un menor de edad, descontará tres meses de prisión preventiva.

Así lo definió esta tarde el Juzgado Penal del I Circuito Judicial de San José, luego de que el hombre fuera detenido la mañana del jueves, cuando intentaba salir del país por la frontera sur.

Morales de 55 años, fue indagado por una causa pro delitos sexuales en la Fiscalía de Género. Esta investigación en su contra se desarrolla dentro del expediente 19-000192-0994-PE.

Las autoridades habían emitido una alerta migratoria en caso de que el implicado intentara salir del país, misma que permitió su detención cuando intentó pasar el puesto de Paso Canoas, en Corredores de Puntarenas.

La causa en su contra prescribía en los próximos meses, debido a que la víctima estaba cercana a cumplir los 28 años de edad. Sin embargo, la indagatoria abre un plazo de cinco años más para desarrollar la investigación contra el sacerdote.

La presunta víctima, que interpuso la denuncia la semana pasada, manifestó haber sufrido abusos durante dos años por parte del religioso. Sus padres denunciaron el caso a las autoridades eclesiásticas, según su relato.

La curia metropolitana sostiene que los hechos denunciados ocurrieron cuando el joven ya era mayor de edad; sin embargo, inició un procedimiento canónico contra el cura en mayo de 2013, a raíz del relato del joven.

Se atendió al denunciante, a sus papás, a un hermano y a otros testigos que él aportó.

La resolución del Vaticano llegó desde octubre de 2018 a manos de las autoridades católicas del país. No obstante, el tribunal eclesiástico impugnó la decisión, sin que se conozcan los detalles ni del fallo inicial, ni de los alegatos de la Iglesia costarricense.

Ahora, están a la espera de una nueva respuesta de la Santa Sede.

La curia metropolitana también informó de que aplicarán una amonestación al cura, debido a que no informó sobre su salida del país.

De acuerdo con las autoridades eclesiales, suspendieron los oficios parroquiales de Jorge Arturo Morales como medida cautelar, además su ejercicio sacerdotal se limitaba a celebrar misa en un monasterio de monjas contemplativas en Guadalupe, Goicoechea.