Daniela Cerdas E.. 30 marzo
La jerarca del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Gladys Jiménez (centro) y la del Instituto Nacional de las Mujeres, Patricia Mora, durante la conferencia de prensa de este mediodía. También participó Juan Luis Bermúdez, presidente del IMAS. Foto: Ministerio de Salud.
La jerarca del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Gladys Jiménez (centro) y la del Instituto Nacional de las Mujeres, Patricia Mora, durante la conferencia de prensa de este mediodía. También participó Juan Luis Bermúdez, presidente del IMAS. Foto: Ministerio de Salud.

El aislamiento de los miembros de la familia en sus casas por un tiempo prolongado no es habitual en el país, es por eso que las autoridades están preocupadas por un posible aumento de los casos de violencia contra las mujeres y niños durante el tiempo que dure la atención de la pandemia por covid-19.

Así lo indicaron las jerarcas del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Gladys Jiménez y del Instituto Nacional de las Mujeres, Patricia Mora, durante la conferencia de prensa, al mediodía de este lunes, con el informe del avance del nuevo virus respiratorio en el país.

“El ejercicio de los derechos de nuestros niños, niñas y adolescentes es responsabilidad de toda la sociedad por eso hago un llamado para que se denuncien las situaciones de riesgo en la que estén nuestros niños y niñas. Recordemos que el ambiente en familia ahora es un ambiente cerrado y puede incrementarse en situaciones de riesgo, pero el llamado a toda la sociedad como sistema nacional de protección a proteger a los niños, niñas y adolescentes”, explicó Jiménez.

Por esa razón, dijo, es necesario buscar una estrategia de trabajo conjunto dentro del hogar para evitar que aumenten las tensiones y que estas se puedan convertir en agresión.

Según la jerarca, en el PANI mantienen el monitoreo de las denuncias de violencia o negligencia contra los menores de edad. Por día, ingresan al Patronato entre 150 y 170 alertas.

El PANI informó de que, por la emergencia de covid-19, la recepción de denuncias se hará por la vía electrónica a través de teléfonos y correos de oficinas locales, redes sociales y el 9-1-1.

La denuncia presencial será solo para casos de emergencias, mientras que las consultas pueden hacerse por teléfono, correo electrónico, líneas gratuitas 1147 y 800-2262626, www.pani.go.cr y redes sociales.

“La audiencia oral y privada del Proceso Especial de Protección (se refiere a la separación temporal de las personas menores de edad de su familia) será sustituida por audiencia escrita, ante la oficina local. Las oficinas locales continuarán con la atención solo de emergencias en forma presencial”, indicó Jiménez.

Leve aumento

Patricia Mora, por su parte, informó de que ha sido leve el aumento de denuncias de violencia contra la mujer desde que comenzó la emergencia; no obstante, mostró preocupación de que se presenten “más en los próximos días.”

“Lo que ha aumentado exponencialmente son las consultas en nuestras plataformas de mujeres preocupadas por su comida del día siguiente y por su seguridad, pero en el rastreo diario del número de denuncias pidiendo auxilio por estar sufriendo de una situación de violencia, no se nota hasta hoy. La situación puede empeorar porque los días de aislamientos social van a alargarse”, manifestó Mora.

El Instituto adoptó una serie de medidas para que las mujeres puedan acceder a los servicios institucionales a través de medios virtuales y atención telefónica.

Si una mujer enfrenta una situación de violencia de alto riesgo debe llamar de forma inmediata al sistema de emergencias 9-1-1; la llamada es gratuita y confidencial, o bien al teléfono 2527-3761 con la Delegación de la Mujer.