Juan Diego Córdoba. 14 octubre
Encerrona de obispos
Encerrona de obispos

Los obispos costarricenses se sumaron este lunes a la campaña internacional “40 días por la vida”, que en el caso de Costa Rica está orientada a evitar la firma por parte del presidente de la República de la norma técnica que establecería las reglas para interrumpir el embarazo cuando la salud o vida de la madre está en peligro.

El movimiento espera cumplir 40 días consecutivos en jornadas de oración de 12 horas diarias que se inicia todas las mañanas a las 6 a.m. en el costado sur del parque Central de San José.

El año anterior hicieron lo mismo frente al edificio de la Asamblea Legislativa.

“Con todo respeto, pero con plena convicción de que la vida humana es inviolable, instamos al señor presidente de la República a no firmar la norma técnica. Bien vale la pena defender a quienes no tienen voz para clamar por su vida”, señala el comunicado firmado por los nueve obispos nacionales.

Este movimiento religioso dice llevarse a cabo en 493 ciudades del mundo. Su fin es cumplir 40 días orando “para acabar con el aborto” en el mundo.

“Invitamos a todos quienes, convencidos de construir un país de esperanza, rechazan la cultura de muerte, a unirnos en oración para que el Señor de toda vida fortalezca la defensa de este derecho fundamental”, señala la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

El aborto, sin embargo, no es un tema que se discuta en el país. Por el contrario, en setiembre, Costa Rica rechazó recomendaciones de cuatro países para despenalizar el aborto.

Las sugerencias se dieron durante la revisión anual sobre derechos humanos en la Organización de Naciones Unidas.

El arzobipispo José Rafael Quirós bendijo a los oradores que se reúnen al costado sur del Parque Central, en San José. Fotografía: 40 días por la vida
El arzobipispo José Rafael Quirós bendijo a los oradores que se reúnen al costado sur del Parque Central, en San José. Fotografía: 40 días por la vida
Se firmaría este año

En setiembre pasado, el ministro de Salud, Daniel Salas, afirmó estar en las “últimas revisiones” de la versión definitiva de la norma técnica, la cual el mandatario prometió firmar este mismo año.

Ese último borrador de la norma para regular el aborto terapéutico o interrupción del embarazo para proteger la salud o vida de la madre, establecía que en caso de peligro, los médicos tendrían que hacer todo lo posible para salvar la vida de la mujer y del bebé antes de practicar una interrupción jusitificada y consentida por el riesgo que implica para ella.

Sin conocer el borrador, un grupo de diputados sostiene que la norma técnica abriría paso al aborto, a pesar de que este procedimiento solo se debe implementar cuando la vida de la madre corra peligro.

Actualmente, el artículo 121 del Código Penal regula el llamado aborto impune de la siguiente manera:

“No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y este no ha podido ser evitado por otros medios”.

El Gobierno consideró necesario promulgar una norma técnica que regule la implementación de este artículo, luego de que dos mujeres llevaron a Costa Rica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) porque se vieron obligadas a parir y a ver morir a sus hijos de inmediato, por enfermedades advertidas desde meses atrás.