Juan Fernando Lara Salas.   13 noviembre
Personal del ICE el pasado 19 de agosto durante un simulacro de terremoto en el edificio sede de la entidad frente al Parque Metropolitano La Sabana en San José. Foto Jorge Castillo

Con el ofrecimiento de salarios extra como incentivo, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) invita otra vez a su personal de mayor edad a adelantar su retiro.

El Instituto lanzó un nuevo plan de movilidad laboral voluntaria con el cual la Administración intenta atender su urgencia de bajar sus gastos, si quiere asegurar su estabilidad financiera.

La convocatoria se abre este viernes y se extiende al 22 de noviembre pero apunta únicamente a mujeres entre 56 y 60 años no cumplidos, y hombres de entre 58 y 60 años sin cumplir.

A este segmento se le ofrecen cuatro sueldos con base en el promedio salarial del último semestre. A mujeres con 60 años o más y hombres con 62 años o más, el incentivo se reduce a dos salarios.

Por supuesto, el trabajador también recibirá sus prestaciones: censantía, aguinaldo, salario escolar proporcional y pago de vacaciones acumuladas.

Quien se sume a esta convocatoria también podría acogerse al Régimen de Pensión Complementaria del ICE si está adscrito. Ese régimen es adicional al de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja y los trabajadores contribuyen con un 5,5% de su salario.

Para acceder a esa pensión complementaria, los interesados en el retiro adelantado podrían utilizar el incentivo que recibirán (los salarios extra) para pagar las cuotas faltantes.

La apertura de otro capítulo para reducción de planilla se tomó el 5 de noviembre en la sesión 6346 del Consejo Directivo del ICE cuando se aprobó el llamado Programa de Movilidad Laboral Voluntaria Dirigida y Segmentaria.

El plan lo diseñó una comisión que integraron la jerarca del ICE, Irene Cañas; la gerente general, Hazel Cepeda; así como personal de Servicios Corporativos, Dirección Jurídica, y Fondo de Garantías y Ahorro.

“El relanzamiento de este nuevo programa obedece a los resultados exitosos que se han tenido en otros anteriores de la misma naturaleza, y está asociado con la ruta financiera empresarial establecida por la Administración desde hace varios años, para contribuir con la estabilidad financiera en el tiempo”, comentó el área de Servicios Corporativos ante consulas de este medio.

Para Sergio Olivares, presidente de la Asociación Nacional de Técnicos en Telecomunicaciones (ANTTEC) del ICE, la apuesta de la Administración de centrarse en quienes están por pensionarse tiene lógica, pues esos trabajadores suman casi 30% de la plantilla actual.

No obstante, el sindicalista criticó que no se abriera la invitación a más personal.

Ver más!
Sexto llamado

La primera convocatoria de movilidad propia en esta institución fue en el 2012 cuando sí se invitó a todos los trabajadores.

#related

Cuatro años más tarde, en el 2016, lanzó un programa con incentivos solo para empleados que estaban por pensionarse. Este capítulo que arranca el viernes es el sexto llamado del ICE a la fecha.

Con estas medidas, el ICE asegura que ha disminuido su nómina en 3.497 personas a setiembre de este año al pasar la cifra de empleados de16.346 trabajadores a 12.849 respectivamente entre 2012 y setiembre de 2019, según la Gerencia de Servicios Corporativos del ICE.

Esto quiere decir que en siete años esa población se redujo 21,4%.

De los 3.497 exfuncionarios menos, 1.417 (40,5% del total) se fueron por retiro voluntario y el resto corresponde a jubilaciones. Solo entre junio de 2018 y octubre de este año, se retiraron 494 personas.

La salida de todo este personal mermó el gasto ejecutado en remuneraciones al pasar de ¢410.559 millones en el 2012 a ¢345.227 millones al 2017; la menor cifra de gasto entre esos años equivalente a ¢65.332 millones (16% menos), según los Informes de Presupuesto Público de la Contraloría General de la República (CGR).

No obstante, el análisis de la CGR también refleja que el gasto en remuneraciones volvió a crecer en 10,5% entre 2017 y 2018, al pasar de ¢345.227 millones a ¢381.610 millones.

Para el 2019, hubo otro crecimiento de ¢336 millones (0,08% adicional), por los que el gasto en remuneraciones llegó a ¢381.946 millones, con una planilla de 12.850 personas.

Ver más!
Pago de deudas

Un requisito que plantea la entidad para quien esté interesado en acogerse a esa vía de salida será cancelar las deudas con el Fondo de Garantía y Ahorro del ICE, que tengan garantía fiduciaria (con fiador) o prendaria (con vehículos).

Con esa intención, el propio Instituto propuso utilizar el dinero de los incentivos o de la liquidación.

Según el representante de Anttecc, esa obligación que plantea el Instituto de cancelar deudas con esos recursos podría constituir un problema de legalidad.

“Para nosotros esa condición es ilegal y no se puede retener de las prestaciones para que pague deudas, no se le puede imponer eso y no procede conforme el Código de Trabajo y esto hace poco atractiva la invitación”, señaló en referencia al artículo 30 del Código de Trabajo.

Según ese norma, el auxilio por cesantía no podrá ser objeto de compensación, venta o cesión, ni podrá embargarse.

En ese sentido, el área de Servicios Corporativos aclaró que la invitación apela a cancelar créditos con el dinero del incentivo y, en caso de que no sea suficiente, “el interesado puede autorizar al ICE a que cualquier diferencia se deduzca de su liquidación”.

Olivares, no obstante, comprende la preocupación del ICE, pues sabe que personas que se fueron de la institución en procesos de movilidad dejaron deudas sin pagar y compañeros que los fiaban tuvieron que hacerles frente.

“Lamentablemente decenas de compañeros que eran fiadores de ese personal saliente luego se vieron obligados a pagar sus deudas porque quienes se fueron se les olvidó pagar. Eso fue un costo muy alto para quienes quedaron”, reconoció.