Servicios

ICE renegocia parte de préstamo de planta Reventazón para aliviar peso de deuda

Pasó a colones un 56% de sus obligaciones en dólares para prevenir pagos mayores por variaciones en tipo de cambio; consiguió ampliación en plazo

El ICE anunció este martes la disminución en el pago del préstamo que contrajo para construir la Planta Hidroeléctrica Reventazón, en Siquirres, mediante una renegociación de su deuda correspondiente al Fideicomiso Uno.

Según un comunicado del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), dicha negociación supone una disminución de pagos por ¢15.600 millones en los próximos tres años.

Eso corresponde a la disminución de las cuotas que se deben pagar en los próximos tres años.

La rebaja se presenta principalmente por la reducción de las tasas de interés de la parte local, que pasaron de 8,75% a 6,4%, así como por la ampliación de los plazos.

La planta costó $1.400 millones en su construcción y comenzó a operar en setiembre de 2016.

A mayo de 2020, de ese endeudamiento constructivo había un remanente de ¢214.184 millones y $389 millones, pues hay deuda en las dos monedas.

Cuando gestionó el financiamiento, el Instituto acordó que el Fideicomiso Uno colocara bonos entre inversionistas internacionales y también en los bancos Nacional, de Costa Rica, Popular y Crédito Agrícola de Cartago.

Dólares y colones

De acuerdo con el Instituto, producto de la renegociación de su deuda, se trasladó un 56% del préstamo en dólares a colones, con lo cual se reduce el riesgo de realizar mayores erogaciones en el pago del crédito por vaivenes en el tipo de cambio del colón frente a esa divisa extranjera.

Sin embargo, no se sabe a cuánto asciende ahora la deuda en dólares por el costo total de la planta (gasto en obras y costos derivados del endeudamiento).

Además, dijo, se logró una ampliación de 10 años en el plazo del pago de la deuda que está en colones.

De acuerdo con la estructura contractual suscrita en diciembre del 2013, el plazo de la deuda original fue de 20 años, y finalizaba en 2033. Con la renegociación del plazo, finalizará en el 2043.

“Esto permite una mayor correspondencia entre la vida útil de la Planta y su financiamiento”, indicó la entidad en su comunicado.

El proceso contó con el apoyo de los bancos Nacional, Popular y de Costa Rica, los cuales respaldaron la solvencia del ICE en los nuevos arreglos de pago.

Tanto el Nacional como el Popular, según el ICE, participaron en la renegociación de las condiciones de los créditos en colones.

Esas entidades, agregó el Instituto, brindaron recursos adicionales por ¢134.000 millones para pagar deuda en dólares con los bancos internacionales que formaban parte del mismo esquema de financiamiento.

Esta última parte del arreglo se realizó con la extensión del plazo hasta mayo de 2043 –mejora aplicada también a los créditos originales–, y con una tasa variable con referencia a la tasa básica pasiva (TBP) más un margen de 2,70%.

El acercamiento con los bancos, en búsqueda de condiciones más favorables sobre la deuda, recibió cumplidos de Pilar Garrido, ministra de Planificación, quien mencionó que la renegociación concretada “es un paso clave en el fortalecimiento financiero del ICE y en el proceso de mejora de la competitividad país”.

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.