Por: Juan Fernando Lara.   2 enero

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) registró pérdidas contables por ¢47.921 millones al tercer trimestre del 2017.

Para este trimestre supone una diferencia de ¢39.890 millones con respecto al mismo ejercicio contable del 2016, cuando la entidad reportó pérdidas por ¢7.208 millones, según indican los últimos estados financieros del Grupo ICE con corte al 30 de setiembre pasado.

Entre los factores que más afectaron el desempeño de la empresa pública figuran el pago de préstamos en dólares y la baja en ingresos por sus negocios de energía y telecomunicaciones.

(Video) ICE registra pérdida de ¢48.000 millones al tercer trimestre de 2017

Sin embargo, se reportaron mejoras en los costos operativos. Así, entre setiembre del 2016 y setiembre de 2017, el Grupo ICE redujo ¢36.122 millones en costos operativos.

Estos pasaron de ¢674.272 millones en 2016 a ¢638.151 millones al tercer trimestre del año pasado principalmente por recortes en rubros como mantenimiento, gasto en compras y contratación de servicios y obras civiles.


El Grupo lo integran el ICE, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz(CNFL), Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa) y Cable Visión).

Factores negativos

Uno de los aspectos que afectó el desempeño del Grupo en este trimestre fue una crecida en el gasto financiero; principalmente en la cancelación de cuotas por préstamos, intereses y comisiones de créditos, sobre todo en dólares, con el cual el Instituto ha financiado obras.

Dicho gasto alcanzó los ¢126.624 millones a setiembre anterior; en el mismo trimestre de 2016 había sido ¢85.164 millones; una diferencia de ¢41.460 millones.

Solo en el sector de electricidad, el Instituto acumula una deuda en dólares por arrendamientos financieros que asciende a $1.580 millones (unos ¢905.340 millones) indican sus estados financieros.

De esa deuda, ¢496.650 millones (55% del total) corresponden al pago de cuotas por arrendamientos financieros (en dólares y en colones) de la planta hidroeléctrica Reventazón; localizada en Siquirres, Limón. Esta planta estaría fuera de operaciones para la reparación de un grieta en el macizo rocoso donde se construyó el vertedero de la represa.

Otro factor que incide en el resultado del trimestre fue una caída en sus ingresos derivada de sus dos negocios principales: servicios de telecomunicaciones y la venta y distribución de electricidad. En esas actividades dejó de recibir ¢42.422 millones entre setiembre del 2016 y setiembre pasado.

El Grupo ICE pasó de percibir ingresos por ¢1.050.422 millones a setiembre del 2016 a ¢1.008.000 millones.

En electricidad, las ventas por esa actividad pasaron de ¢597.279 millones en setiembre del 2016 a ¢556.053 millones hace tres meses; una variación de ¢41.226 equivalente a 7% menos.

Al comparar los negocios del Grupo, la venta y distribución de energía representa 55% de todo el ingreso, telecomunicaciones 37% y 8% corresponde a la partida "otros productos y servicios".

En esa partida de "otros productos y servicios", el Grupo ICE sí tuvo un ligero repunte en el período considerado al pasar de ¢79.131 millones a ¢80.390 millones; un incremento de ¢1.259 millones (1,6% más).